Pleno, rotundo y, a la vez, delicado, con el alcohol presentando sus credenciales, sí, pero sin ser preponderante, como corresponde a una bebida premium. El ron Flor de Caña 12 años es excelente para tomarlo solo, por supuesto, aunque una cantidad justa de hielo no le hace mal en estas fechas en las que manda el calor. Nos llega a España desde uno de los países con mejores rones, Nicaragua, de la mano de la gente de Osborne, que se ha convertido, con acierto, en el distribuidor de esta bebida en España.

Envejecido en barricas de roble americano, sus tonos rojizos ya despiertan nuestras ganas de saborearlo antes incluso de acercar la nariz, donde sus aromas, de matices melosos, penetran anticipando el gusto en boca, que es profundo y duradero, haciendo presentes notas de miel, manzanas asadas y canela.

En definitiva, un ron muy recomendable y delicado (no queremos imaginar cómo será el de 18 años) para beber en un entorno tranquilo, al estilo de los brandys, si es en invierno bien arropado junto a un buen fuego (puestos a pedir…) y si es, como ahora, en verano, por la noche en una buena terraza al aire libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.