bebidasazucaradas

Las bebidas azucaradas son los principales responsables de un mayor consumo calórico en los niños que las beben en comparación con los menores que no lo hacen, según concluye un estudio del Departamento de Nutrición de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill (Estados Unidos), publicado en ‘American Journal of Preventive Medicine’. La ingesta de estas bebidas también se asocia con un mayor consumo de alimentos poco saludables.

«Los principales objetivos de nuestro estudio fueron determinar el grado en que las bebidas azucaradas contriuyen a un mayor consumo de calorías en quienes beben estos líquidos y para identificar los alimentos y grupos de bebidas de la dieta general que se asocian con la ingesta aumentada de bebidas azucaradas», explica el investigador principal, Kevin Mathias, del Departamento de Nutrición de la Universidad de Carolina del Norte.

Con datos de entre 2003 y 2010 de una encuesta nacional en Estados Unidos, los científicos analizaron a un total de 10.955 niños de 2 a 18 años y presentaron los resultados en tres grupos de edades: 2 a 5 años, 6 a 11 años y 12 a 18 años. Los autores concluyeron que las bebidas azucaradas son los principales responsables de una mayor ingesta de calorías entre las poblaciones de 2-5 y 6-11 años.

Se observó un hallazgo parecido en el grupo de los niños de 12 a 18 años, sin embargo, tanto la comida como las bebidas azucaradas contribuyeron al aumento de la ingesta calórica en los adolescentes que consumen más de 500 kcal de bebidas con alto contenido en azúcares.

Entre todos los grupos analizados, «la densidad de energía (calorías por gramo) de los alimentos consumidos aumentó con una mayor ingesta de bebidas azucaradas», destacó Mathias. A su juicio, se trata de un hallazgo «preocupante» porque muchos alimentos que se asocian con un mayor consumo de bebidas azucaradas (por ejemplo, pizza, pasteles, galletas, pasteles, papas fritas y dulces) «también son fuentes principales de grasas sólidas y azúcares agregados».

En los últimos 20 años, el consumo de refrescos azucarados, bebidas de frutas, bebidas para deportistas y bebidas energéticas ha aumentado, causando preocupación porque una mayor ingesta de estas bebidas se asocia con una alta de calorías. Hasta hace poco no estaba claro qué parte de la dieta era responsable de las ingestas calóricas más altas en aquellas personas que toman muchas bebidas de esta clase.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.