El consumo moderado de cerveza tiene múltiples beneficios para la salud / JC Morales
El consumo moderado de cerveza tiene múltiples beneficios para la salud / JC Morales

 

El consumo moderado de cerveza por parte de adultos sanos puede tener efectos positivos en el sistema inmunitario, según el científico estadounidense Subhash C. Gautam, director del Departamento de Cirugía del Henry Ford Health System de Detroit.

Según los expertos, se entiende por consumo moderado de cerveza una o dos cañas diarias en el caso de las mujeres, y dos o tres en los hombres.

El doctor Gautam, que participa en la VI Jornada Científica sobre Bebidas Fermentadas y Salud, de la Cátedra de Bebidas Fermentadas de la Universidad Complutense de Madrid, ha presentado las conclusiones de diversos estudios que relacionan los fitoquímicos presentes en los alimentos derivados de plantas, como es el caso del xanthohumol de la cerveza y del resveratrol del vino, con la inhibición de las respuestas inmunitarias por mediación de células T.

A este respecto, ha subrayado que el consumo moderado de bebidas fermentadas, siempre que este consumo sea realizado por adultos sanos, podría tener efectos positivos en el sistema inmunitario, sobre todo en el caso de la cerveza.

Por su parte, el profesor César Nombela, catedrático de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y director de la Cátedra Extraordinaria, ha explicado en su intervención que las bebidas fermentadas constituyen mezclas complejas derivadas de las materias primas, con una notable riqueza de componentes que pueden tener relevancia para la salud humana.

Así, apuntó que diversas investigaciones científicas han demostrado que el consumo moderado de estas bebidas por adultos sanos y de otros alimentos fermentados podría tener efectos en la prevención de algunas enfermedades como las cardiovasculares o las relacionadas con la obesidad. “De ahí la importancia de investigar sobre los efectos de cada componente, así como sobre el impacto del consumo moderado de bebidas fermentadas como parte de una dieta saludable en la salud de la población”, afirmó Nombela.

La cerveza es la bebida preferida de los españoles para el aperitivo / JC Morales
La cerveza es la bebida preferida de los españoles para el aperitivo / JC Morales

Asimismo, el profesor Julián Rivas Gonzalo, del Área de Nutrición y Bromatología de la Faculta de Farmacia de la Universidad de Salamanca, comentó que los polifenoles incluidos en la cerveza, el vino o la sidra son potentes antioxidantes que pueden complementar la función de vitaminas y otras enzimas que actúan como defensa natural ante el estrés oxidativo, desencadenante de distintos procesos degenerativos.

Igualmente, el doctor Claus Hellerbrand, catedrático de Hepatología Experimental en el Hospital Universitario de Regensburg (Alemania), ha destacado durante su conferencia que el xanthohumol es uno de los principales flavonoides que se encuentran en los extractos del lúpulo, ingrediente fundamental de la cerveza. En este sentido, indicó que se ha demostrado que este antioxidante tiene diferentes actividades biológicas, entre las que destacan su efecto antinflamatorio y antitumorigénico en distintos tipos de cáncer, si bien es necesario continuar investigando en esta área.

La doctora Rosa Ortega, catedrática del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, también resaltó que diversos estudios científicos concluyen que los consumidores moderados de cerveza tienen hábitos alimentarios más saludables que los no consumidores y llegan a tener mejores niveles de vitamina E, B2 y otros antioxidantes, así como cifras más altas de HDL-colesterol.

Finalmente, el doctor Ramón Estruch, del Departamento de Medicina Interna del Hospital Clìnic de Barcelona, ha dado a conocer los resultados de su última investigación en la que se ha estudiado si los efectos cardioprotectores de las bebidas fermentadas se deben a su bajo contenido en alcohol o a los componentes no alcohólicos derivados de los ingredientes naturales con los que están elaboradas.

En su trabajo, el doctor Estruch concluye que los compuestos fenólicos de la cerveza regulan el metabolismo de la glucosa y otras moléculas relacionadas con la arteriosclerosis. Además, tanto el bajo contenido alcohólico de esta bebida como los polifenoles que contiene podrían regular los medidores inflamatorios en sujetos con alto riesgo vascular.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.