Imagen de la cocina de Can Fabes, que echará el cierre el 31 de agosto. /Ag
Imagen de la cocina de Can Fabes, que echará el cierre el 31 de agosto. /Ag

Can Fabes, el restaurante de Sant Celoni (Barcelona) del fallecido Santi Santamaria, ha anunciado este miércoles que echará el cierre el próximo 31 de agosto, después de 32 años de trayectoria. Esta despedida se produce tan solo dos años y medio después de la muerte de Santamaria, cofundador y alma mater de este establecimiento que a día de hoy cuenta con dos estrellas Michelin y que fue el primer restaurante catalán en alcanzar las tres estrellas que otorga la reconocida guía francesa.

Los responsables de Can Fabes han anunciado el cierre a través de Twitter y Facebook. En un comunicado publicado en estas dos redes sociales explican que carecen «de la viabilidad económica necesaria para seguir con un proyecto basado en la excelencia». «Por ello hemos decidido poner el punto final a uno de los capítulos más brillantes de la cocina catalana y europea de los últimos veinticinco años», añade la nota firmada por la familia Santamaria-Serra.

«Han sido más de tres décadas de creación infatigable; de búsqueda de la máxima calidad en el producto y de la perfección en la cocina y en la sala; de compromiso con las raíces culinarias y con su renovación. Y todo presidido siempre por un ideal que nos transmitió el cofundador y durante tantos años alma de la casa, Santi Santamaria: complacer a los clientes, como seguiremos haciendo con toda la ilusión hasta el último día», indica el comunicado.

Para restarle dramatismo al anuncio, los responsables de Can Fabes señalan que, en el momento de la despedida, «por encima de la tristeza», el sentimiento que les domina «es la satisfacción». «Santi Santamaria nos enseñó a estar satisfechos por el trabajo bien hecho. Al cabo de dos años y medio de su muerte, nos satisface también haber mantenido los valores y los ideales que nos inculcó, incluso en su ausencia».

La mano derecha de Santamaria, Xavier Pellicer, se hizo con el mando en la cocina de Can Fabes tras la muerte del primero. Sin embargo, a principios de año dejó la dirección del restaurante de mutuo acuerdo con Regina Santamaria, hija del fallecido chef, que deseaba con este cambio dar un nuevo rumbo al establecimiento. Pero el restaurante, con y sin Pellicer, no llegó nunca a revivir el esplendor de tiempos pasados. Las dificultades económicas han hecho el resto.

 

Comentarios

  1. Es otro ejemplo más de que La Crisis, en contra de lo que puedan pensar envidiosos como Señorblanco, llega a todos los niveles.

  2. Algunos siguen pensando que la lucha de clases no existe, que sólo es una simple cuestión de envídias barriobajeras. Hay que apagar la tele y leer más!

    Salud.

  3. Este, el de la alta cocina, es un caso más de burbuja artificialmente inflada. El engaño se ha mantenido lo que ha durado el renombre de Santamaría y luego, qué? La gente no paga por el producto sino por la marca y eso es aleatorio.

  4. Vaja simplisme i manca de sensibilitat del señorblanco. No cal ni comentar la resposta. Per cicumstáncies de la vida vaig poder escoltar en Santi Santamaria, les seves paraules desprenien passió, devoció i compromis amb la seva terra i els seus productes. El tenia clar que els productes de temporada i frescos, tractats amb sensibilitat eren una garantia d’èxit! Perdem un excel.lent referent gastronòmic tancant Can Fabes. És una vertadera llàstima!!!

  5. La crisis llega a los restaurantes de lujo.

    Se nota que no gobiernan los socialistas y que han cortado el grifo a los sindicatos.

  6. La burbuja culinaria alimentada por periodistas de baratillo y pseudo-cocineros tecnoemocionales se desinfla. Disfrazados de «cambios de rumbo», «nuevas etapas», etc., los restaurantes «mejores del mundo» cierran y el cierre esconde la verdad, la àspera verdad que decía Danton, NO VENDEN.
    Mientras tanto poco o nada ha cambiado en la profesión: jornadas de 12 horas, sueldos ridículos, materias primas de calidad deplorable debido a la industrialización salvaje y un largo etcétera del que los «mejores cocineros del planeta» no se dan por aludidos, y es natural pues a mi modo de ver, con 50 años de profesión en mis costillas, no són èstos àguilas del marketing cocineros, no hombre, son … otra cosa.
    No me alegro del cierre de ningún restaurante, eso sería indigno no ya por sus hoy destronados y antaño laureados dirigentes sino por la mujer de la limpieza, el pinche, por la gente menuda que es la que paga la nota final.
    En cuanto a esta nueva raza de «profesionales» y a sus jaleadores mediáticos sólo les diré una cosa, una verdad como un piano Stenway gran cola: nunca se ha comido PEOR en España, eso sí, todo muy decorado, muy minimalista.
    Patético.

    JJ

  7. Otra víctima más de las promesas del PP…… «cuando lleguemos al Gobierno habrá crédito para todos…….»…. Esa fue la promesa más cacareada…… Así nos va.. RAJOY DIMISIÓN..

  8. Esta es la consecuencia de la política suicida del PP y la Troika.
    Más paro, más pobreza, menos derechos, menos productividad, menos consumo.

    Y cerrarán más sitios.
    Se ha empobrecido a la gente, no hay dinero y se consume menos.
    Lógico y normal.

    Hace falta ser im.bécil para no darse cuenta. Se dijo desde el principio, se ha visto que es un fracaso y se mantine.
    Lo dicho, de lo.cos o de ton.tos.

  9. ¿Porqué tantas paparruchadas para comer? No hay necesidad de que los «entendidos»,generalmente personas que sólo quieren decir donde comieron,vayan a estos sitios a fardar.Prefiero el bar de mi barrio que se lo curra.Con buen rollo.Saludos.

  10. A Catalunya hi ha el doble d’inspeccions fiscals que a Madrid i quatre vegades més que a Andalussia.

    Si has tingut la sort de fer algun calerot, ara és el moment de plegar, avants de que el cleptocràtic estat espanyol et foti el resultat de tant d’esforç.

  11. Digno de mención por gozar de prestigio.

    Cierran tantos con la misma calidad y ningún diario hace eco de la desgracia.

    Para mí otro más.

  12. Y todos votando al PP, pensando que en 3 meses iba a arreglar la crisis y demás pamplinadas que vendieron a los votantes y aquí estamos, más recortados que nunca, la economía paralizada por Rajoy, corrupción hasta arriba en el PP y el paro que sigue subiendo. Hay que pensar más el voto.

  13. No me extraña que cierren, reconozcamos que hay mucho de morro en esto de la nueva cocina, como menos, pago muchísimo más, y encima el cocinero es tan listo que si no me gusta, ahí tiene dos estrellas michelín para recordarme lo ignorante que soy, pues que se coman ellos las estrellas michelín.
    Me recuerda a algunos artistas, (yo soy escultor).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.