La carta de vinos tradicional de papel o cartón toca a su fin en los restaurantes. O al menos, eso es lo que pretenden Carlos Rodríguez y Miguel Ángel Blázquez, creadores de Vinipad Think, Touch and Taste, una aplicación para tabletas Ipad, Android y Blackberry en la que el cliente interactúa para elegir el vino filtrándolo con parámetros como el país de procedencia,la Denominación de Origen, la añada, el tipo de caldo o el precio.

Si las cosas les van bien a estos dos emprendedores, cuando entremos a un restaurante el camarero nos dejará una tableta para que elijamos el vino, el agua, la cerveza o el licor que queremos tomar.

“La aplicación es muy intuitiva –explica a AG Carlos Rodríguez–. Se trata de que una persona sin ningún tipo de conocimiento llegue al vino que quiere consumir con una información muy visual, con sonido, e interactiva”.

Junto a la ficha técnica, la aplicación permite acceder a otro tipo de información, como la historia de la bodega, la nota de la cata, la elaboración y crianza o el maridaje recomendado para cada uno.

Además, el comensal podrá conocer cuál es el precio del vino en carta y por copa. Si el establecimiento vende botellas para llevar a casa, el cliente también podrá saber a cuánto le sale. Y si el producto está agotado, se eliminará automáticamente de la carta.

La pregunta que surge es si, como en la canción Video killed the radio star, del grupo británico The Buggles, Vinipad acabará con el sumiller. “Eso es lo que no pretendemos”, responde rápido Rodríguez.

El objetivo, explica, es que la aplicación sirva de sumiller a los restaurantes que no tienen un especialista en vinos. Y que para aquellos que sí lo tienen, sea una herramienta a su servicio, dado que es personalizable.  Por ejemplo, añade este empresario, se le quita la opción de maridaje para que sea el sumiller quien lo explique, sirviéndose de la tableta para mostrar el vino.

De cara al futuro, Rodríguez y Blázquez trabajan para que Vinipad incluya una carta de comidas. Y también en otra aplicación destinada al usuario final: un cuaderno de cata para que los amantes y curiosos de los vinos puedan tener una base de datos de calidad a su disposición.
De momento, Coque, del chef Mario Sandoval (una estrella Michelín) situado en Humanes (Madrid); y El Caldero, localizado en el madrileño Barrio de las Letras, ya cuentan con esta carta de vinos digital. Disfruten del caldo.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.