coffe

La cafeína del café estimula los vasos sanguíneos pequeños para funcionar mejor. Según las conclusiones de una investigación presentada este miércoles en las Sesiones Científicas de 2013 de la Asociación Americana del Corazón, beber una taza de café con cafeína puede aumentar un 30 por ciento el flujo sanguíneo durante más de una hora. El análisis, realizado con 27 adultos sanos, mostró mejoras significativas en el flujo sanguíneo de los dedos, una medida que sirve para ver cómo está funcionando el revestimiento interior de los vasos sanguíneos más pequeños del cuerpo.

El cardiólogo y profesor del Departamento de Farmacología de la Universidad de Ryukyu, en Okinawa, Japón, Masato Tsutsui, investigador principal del trabajo presentado en este foro científico que se celebra en Dallas, Texas, Estados Unidos, considera que este hallazgo demuestra que el café puede ayudar a mejorar la salud cardiovascular. En concreto, los participantes de esta investigación que ingirieron una taza de café, una de las bebidas más consumidas del mundo, obtuvieron un incremento del 30 por ciento en su flujo sanguíneo durante 75 minutos frente a aquellos que bebieron café descafeinado.

Las personas del estudio, que no bebían café regularmente y tenían entre 22 y 30 años de edad, tomaron una taza de cerca de 15 cl de café descafeinado o normal un día y, posteriormente, se les midió su flujo sanguíneo del dedo con flujometría con láser doppler, una técnica no invasiva que analiza la circulación de la sangre a nivel microscópico. A los dos días, volvieron a beber una taza pero del otro tipo de café, del que no habían tomado el primer día, sin saber ni ellos ni los investigadores en qué día habían ingerido la bebida con cafeína.

Los científicos observaron la presión arterial, la frecuencia cardiaca y los niveles de resistencia vascular, además de tomar muestras de sangre para analizar los niveles de cafeína y descartar el papel de las hormonas en la función de los vasos sanguíneos. Resultó que el café con cafeína, en comparación con el descafeinado, elevó ligeramente ligeramente la presión arterial de los participantes y mejoró la función del revestimiento interior de los vasos, mientras que los niveles de frecuencia cardiaca fueron los mismos entre los dos grupos.

Aunque no está claro cómo trabaja realmente la cafeína para mejorar la función de los vasos sanguíneos pequeños del cuerpo, el cardiólogo Tsutsui lanza la hipótesis de que puede ayudar a abrirlos y reducir la inflamación. Gracias a estudios anteriores, ya se sabía que el consumo de café está relacionado con menos riesgo de morir por enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, además de que altas dosis de cafeína pueden mejorar la función de las arterias más grandes.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.