Es muy importante que la colocación de los productos en la nevera sea la adecuada para una mejor conservación. /Ag

Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha desarrollado una campaña de comunicación con el objetivo de trasladar a los consumidores los beneficios de realizar una compra responsable en lo referente a seguridad alimentaria y optimización de los recursos familiares. En tres vídeos colgados en youtube, da también una serie de consejos para colocar correctamente los alimentos en la nevera o para su manipulación en la cocina.

Según la AESAN, “la implantación de unas sencillas pautas de actuación permite lograr hábitos de consumo más seguros, que previenen enfermedades transmitidas por la comida”. En este sentido, se ha dividido la acción de comprar en tres fases: el momento de hacer la compra, la colocación de los alimentos adquiridos en el hogar y la manipulación y preparación de la comida.

Para cada uno de los tres pasos que marcan el camino de los productos alimentarios hasta su consumo doméstico se ha elaborado un vídeo de unos dos minutos de duración, en el que se explica qué se debe hacer en cada uno de esos pasos para maximizar la seguridad alimentaria y evitar los riesgos sanitarios de una mala praxis. Esos vídeos se pueden ver en youtube y en las webs del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y en la de la propia AESAN.

El primer vídeo da una serie de pautas para hacer una compra segura y ordenada. Lo conveniente es hacer una lista de la compra de tres columnas, con productos que no necesitan frio, refrigerados y congelados, y hacer la compra en ese orden.

También aconseja leer bien las etiquetas, la fecha de caducidad y la de consumo preferente, que indica a partir de qué fecha el producto pierde calidad pero se puede consumir. El vídeo recomienda que se separen alimentos de productos de limpieza e insta a llevarlos a casa en el menor tiempo posible para que no se rompa cadena del frío.

El segundo vídeo te ayuda a clasificar los alimentos en tu cocina. Así, aconseja que el estante superior de la nevera esté ocupada por los alimentos cocinados, el central por los lácteos y embutidos, y el inferior por los crudos. En la puerta se deben colocar las bebidas y en el verdulero, las frutas y verduras. Es importante anotar la fecha de congelación y, para evitar intoxicaciones y no tener que tirar comida estropeada, seguir el principio ‘first in first out’: lo primero que llega es lo primero que sale.

Finalmente, el tercer vídeo se centra en la higiene a la hora de manipular alimentos y da una serie de útiles consejos, como no volver a congelar algo descongelado, recalentar solo lo que vas a comer y tirar las vísceras del pescado, que si se quiere comer crudo o poco hecho ha debido ser congelado previamente al menos 24 horas a -20º.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.