kalimotxo

En uno de los países más amantes de los refrescos de cola no cabría esperar que consideraran un acierto mezclarlo con vino, es decir, beber el aquí tan famoso kalimotxo. O sí. Y así es: el periódico estadounidense The New York Times dedica un artículo en su sección Dining and Wine a lo que califica como «placer culpable» y «maravillosamente refrescante».

Bajo el título ‘¿Vino y cola? Funciona’, la periodista Rosie Schaap explica cómo se prepara un kalimotxo: «partes iguales de vino tinto (algunos dicen que el más barato es el mejor, pero eso depende de usted) y cola». Y lo adorna con elementos que a ella le gustan: un chorrito de jugo de limón para aportar «un poco de brillo» y una rodaja de limón o naranja «para vestir la parte de arriba».

«Si usted puede encontrar cola hecha con azúcar de caña en lugar de jarabe de maíz, tanto mejor, pero la bebida está aún muy bien con lo que tenga a mano», agrega el texto del New York Times, en el que se destaca que la cafeína del refresco hace de esta bebida «un buen energizante, ideal para la tarde» cuando uno sabe que todavía le espera un largo día.

No obstante, la articulista lamenta que cuando lo pide en los bares de Nueva York recibe «más de unas cuantas miradas escépticas». «Pero no siento ni un ápice de arrepentimiento cuando tomo este clásico del País Vasco», afirma en su texto, en el que también enseña a pronunciar el nombre de esta bebida, bautizada por una cuadrilla de amigos durante unas fiestas de Puerto Viejo en la década de los setenta, «cal-ee-Mo-cho».

Y concluye el artículo con una receta de esta bebida: «En un vaso lleno de hielo, combinar tres o cuatro onzas de vino tinto seco (preferiblemente español) con la misma cantidad de cola y exprimir el jugo de un limón. Adorne con una rodaja de limón o naranja para servir».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.