teverde

Una nueva investigación de la Universidad de Leeds (Reino Unido) revela que productos químicos naturales que se encuentran en el té verde y el vino tinto pueden interrumpir un paso clave de la vía de la enfermedad de Alzheimer. Se trata del EGCG del té verde y el resveratrol del vino tinto.

En experimentos de laboratorio en fase inicial, los investigadores identificaron el proceso que permite a los grupos de proteínas perjudiciales aferrarse a las células del cerebro, provocando su muerte, y fueron capaces de interrumpir esta vía con extractos purificados de EGCG del té verde y resveratrol del vino tinto, como publica ‘Journal of Biological Chemistry’. Los resultados ofrecen potenciales nuevas dianas para el desarrollo de fármacos contra el Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por una distinta acumulación de la proteína amiloide en el cerebro, que se agrupa para formar bolas tóxicas y pegajosas de diferentes formas, que se aferran a la superficie de las células nerviosas en el cerebro al unirse a unas proteínas en la superficie celular llamadas priones, causando que las células nerviosas funcionen mal y posiblemente mueran.

El equipo formó bolas de amiloide en un tubo de ensayo y las agregó a células del cerebro humano y animal. «Cuando agregamos los extractos del vino tinto y el té verde, las bolas de amiloide ya no dañaron las células nerviosas porque su forma se distorsionó, por lo que ya no podían unirse a priones y alterar la función celular”, explicó el doctor Nigel Hooper, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Leeds.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.