leche

Poco más de un tercio de la población mundial ha heredado genes que le permiten producir lactasa, la enzima que digiere la leche, en la edad adulta. Así lo revela el profesor Dallas Swallow, del Departamento de Genética, Evolución y Medio Ambiente de la ‘University College of London’ (UCL), en Reino Unido, tras realizar una investigación publicada en ‘American Journal of Human Genetics’.

Las personas necesitan lactasa cuando son bebés para digerir la leche materna, por lo que, a esa edad, los genes producen grandes cantidades de esa enzima. Sin embargo, al crecer, ya no se necesitan los nutrientes esenciales de la leche de materna, por lo que en la mayoría de los seres humanos se detiene la fabricación de lactasa en la edad adulta al activar el correspondiente gen.

Expertos han caracterizado por primera vez en seres humanos un fenómeno que permite la selección de múltiples mutaciones genéticas que conducen a un resultado similar, como es el caso de la capacidad de digerir la leche, que se conoce como «barrido selectivo suave».

Un equipo de genetistas de la UCL, la Universidad de Addis Abeba, en Etiopía, y la Universidad de Roskilde, Dinamarca, han demostrado que en la población etíope hay cinco diferentes alelos que hacen que los adultos produzcan lactasa. Ese «barrido selectivo suave» se encuentra en la población de Etiopía y revela que los individuos de la zona oriental de África se han adaptado para ser capaces de digerir la leche a través de diferentes mutaciones en su material genético.

«Este estudio muestra que varios cambios genéticos diferentes que permiten a nuestros cuerpos hacer lactasa han surgido independientemente”, señala Swallow, quien señala que cambios en el estilo de vida durante los últimos 10.000 años, por ejemplo en la dieta, la aclimatación a la altura y la resistencia a las enfermedades infecciosas, probablemente han causado muchas adaptaciones genéticas de este tipo.

Sin embargo, sutiles mutaciones en la región reguladora del gen en algunos individuos hacen que continúen generando lactasa en la edad adulta. Etiopía ha sido objeto de frecuentes sequías que contribuyen a la hambruna y los individuos que pueden digerir la leche tienden a aumentar sus posibilidades de supervivencia bajo estas condiciones, según los autores.

Comentarios

  1. Al final va a resultar que la «carne blanca» no es tan buena como nos tienen dicho… ¿Qué animal adulto toma leche? y aún encima de otra especie…

  2. A partir de los 70 años empecé a notar que la leche no me sentaba bien. La nutricionista me explicó que con la edad perdíamos una enzima ( creo que lactasa) y que tomara leche modificada sin lactosa.

  3. – mucha gente coje catarro hasta en agosto por abuso de lacteos, yo lo hacia hasta que me pase a la dieta macrobiotica.
    – ademas de la produccion de pienso para vacas que podria darse a los humanos y ser mas rentable y paliar el hambre
    y contaminacion del metano que produce la vaca
    y luego mcdonalds que hace comida que no s epudre y llena de colesterol
    .y que la leche descalcifica…!!!…ya que la relacion de calcio fosforo no es la adecuada con lo cual el cuerpo para asimiñlar el fosforo coje calcio d los huesos
    y ademas que alimentar a una persona como a un ternero da mutaciones de humanos: cerebro pequeño en proporcion a cuerpos enormes, ya que es una leche para que crezca una vaca…demasiada grasa y proteina

  4. La leche es nociva para la salud de todos los humanos, si tomamos tanta es porque hacemos caso como borregos lo que nos dicen sobre su contenido en calcio, que es ínfimo, todo para mantener a las idustrias agroalimentarias y sus beneficios.

  5. Yo hace tiempo que he sustituido la leche de vacuno por la leche de soja, ya que según me dijeron era muchísimo más sana para las personas que tenemos ya una edad y que el calcio de la leche ya no se adhiere en los huesos……

    Qué hay de cierto en ello?
    Gracias un saludo.

  6. Una noticia así se veía venir. La gente más alta, más longeva, y más bella del planeta ha seguido por lo general una dieta láctea.Tengo casi cincuenta años, y me sigo tomando mi tazón de leche fría todas las noches, medio-litro por lo menos.Raro si tengo un resfriado y tampoco tengo osteoporosis, ni creo que la desarrolle: Ah y habrá que comprobar qué cerebro funciona mejor, el mío o el de Chifus. Y todo esto va para los lactofobos o, mira por donde, inadaptados a la dieta. Yo desciendo principalmente de pasiegos por un lado y ganaderos vascos por el otro. Consumo principalmente leche natural, pero ¿quién le dice que no a un buen queso?
    ¿Cuántas defensas ha recuperado el yogur y vidas que ha salvado incluso? Enfin ¡Suerte que una tiene de formar parte de ese tercio de la población!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.