La portada del libro. / Foto: Residencia La Molineta.
La portada del libro. / Foto: Residencia La Molineta.

En los últimos años la dieta mediterránea, rica en vegetales, frutas, productos frescos y elaboraciones tradicionales, se ha convertido en uno de los más importantes estándares de alimentación saludable a nivel mundial. Sin embargo, en muchas ocasiones en sus países de origen, y en especial en España, la dieta mediterránea se ha ido abandonando a favor de otras propuestas bastante menos saludables, basadas en alimentos procesados y repletas de azúcares refinados, aditivos y grasas hidrogenadas, también conocidas como trans.

Cada vez más expertos, tanto del área de la salud como de la gastronomía, defienden una vuelta a los orígenes: buscar tiempo de donde sea para cocinar de forma más tranquila, con ingredientes naturales y desde la idea de que una cocina, ya sea de andar por casa o de un restaurante de postín, no puede dejar de lado la dimensión saludable de los platos.

Y hay alguien que nos puede acompañar en ese viaje de retorno son las abuelas, poseedoras de conocimientos culinarios que cada vez más se están volviendo a poner en valor. Con el fin de que no se pierdan tan valiosos conocimientos culinarios (y saludables) los nietos de las abuelas que viven en la Residencia La Molineta de Petrer (Alicante) se han puesto manos a la obra y, de acuerdo con la dirección del centro, han confeccionado un libro de recetas con un total de 163 platos de toda la vida rescatados de la experiencia de sus abuelas.

El libro incluye recetas muy conocidas (arroz a la cubana, bacalao al pil pil, crema de verduras o empanadillas) con platos que muchos de los que tienen menos de 30 años es posible que no hayan probado nunca, como la espesa de garbanzos, los fideos casolanos, la olla de trigo, el gazpacho manchego (una maravilla cada vez más difícil de encontrar en ciudades como Madrid), el cocido relleno, el atascaburras, el cardo a la riojana, el all cremat o las almejas al barro.

El libro está prologado por una de las mayores expertas en comer bien que tenemos en España, la doctora Clotilde Vázquez, directora del Departamento de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, el Hospital Universitario Infanta Elena y el Hospital General de Collado Villalba. “Muchas abuelas están sosteniendo el patrimonio gastronómico y nutricional de nuestro país, y gracias a sus tiempos entre la despensa y el comedor no hemos perdido del todo esa característica de la dieta mediterránea que es la comida ‘de caliente’, el plato elaborado”.

A juicio de la doctora Vázquez, que también es responsable del área médica del Centro Integral de Obesidad y Sobrepeso (CIOS) de la Clínica La Luz, estos platos de nuestras abuelas se han convertido hoy en día “en el último grito de la modernidad en el mundo más desarrollado, tanto por sus valores nutritivos como por sus propiedades para la prevención de enfermedades degenerativas, obesidad y algunos cánceres”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.