Cochifrito Piñera, con migas dulces y salsa de vermouth rojo
Cochifrito Piñera, con migas dulces y salsa de vermouth rojo

 

El restaurante Piñera ha cumplido cinco años en los que ha tenido que luchar contra viento y marea para sobrevivir a la crisis económica que azota a España.

Ubicado en pleno corazón financiero de Madrid, en una zona mayoritaria de oficinas cercana al paseo de la Castellana (c/ Rosario Pino, 12), este establecimiento ha notado los efectos de la crisis y de que los españoles cada vez gastamos menos en comer y beber fuera de casa. Sin embargo, Piñera ha sabido salir adelante gracias a su cocina “honesta”, con productos de calidad y variados, representantes de diversas regiones españolas.

Con una carta de alta cocina asesorada por Benjamín Urdiaín (Zalacaín, primer chef español que consiguió tres Estrellas Michelín), los hermanos Marrón llegaron de Asturias para instalarse en Madrid con Piñera y convertirse en uno de los referentes de la cocina de mercado de la capital.

Prueba de ello son los numerosos premios y reconocimientos que ha cosechado en estos cinco años, como el “Cucharón del Buen Gusto Marinero 2011”, en la categoría nacional, de la Cofradía de la Buena Mesa de La Mar de Salinas (Asturias), o el Premio “La Luna de Metrópoli” 2009 al mejor restaurante del año.

Benjamín Urdiaín, primer chef español en lograr tres estrellas Michelín, supervisa la carta de Piñera
Benjamín Urdiaín, primer chef español con 3 estrellas Michelín, supervisa la carta de Piñera

Bajo la supervisión de Benjamín Urdiaín, Piñera presenta una carta dinámica, con un estilo clásico que recoge tendencias de toda la geografía nacional, al que no le faltan guiños vanguardistas.

Platos como salmorejo con brocheta de presa ibérica; sepionet con tuétano y huevo empanado; bonito del norte a la plancha con pimiento y puré de alcachofa, o cochifrito con migas dulces y salsa de vermouth rojo, trasladan al cliente recuerdos de cocinas andaluzas, valencianas, vascas o castellanas. Tampoco faltan en la carta platos más tradicionales para los más clásicos como albóndigas de rabo de toro, pulpo a la parrilla con mojo picón, o callos y morros a la madrileña.

Piñera también cuenta con una extensa bodega que contiene más de 700 referencias de vinos nacionales e internacionales, de las cuales más de 100 corresponden a champagnes. Todo ello con una decoración moderna y elegante, con mesas amplias y bien vestidas, cuyo punto fuerte es la luz que entra a por los grandes ventanales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.