picotas jerte

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte ha comenzado a certificar las primeras picotas de las cuatro variedades certificadas: Pico Limón Negro, Pico Negro, Pico Colorado y Ambrunés (la más apreciada por su dulzor). Según ha informado el propio Consejo, pese a que la cosecha ha sido menor que otros años por las inclemencias meteorológicas, se prevé que este descenso redunde en una mejor calidad de la picota.

El Valle del Jerte, en Extremadura, es conocido por el cultivo de las cerezas, que se lleva a cabo de una manera natural, tradicional y sin aditivos. Ello dota a las cerezas de un sabor único y un alto contenido en vitaminas, oligoelementos o flavonoides. Tras una cuidadosa selección a pie de árbol, sólo las mejores se identifican con el sello de la Denominación de Origen Cereza del Jerte.

Las Picotas son las únicas que se desprenden del árbol sin rabito, pero hay más características que las diferencian del resto: su textura carnosa y más crujiente, su tamaño de un calibre de menor tamaño – comprende desde los 22 a los 26 milímetros- y su sabor más dulce y su color oscuro. Cada vez son más demandadas tanto en el mercado nacional como internacional, sobre todo en Alemania y en Reino Unido. El 60 por ciento de la producción de Picotas del Jerte se exporta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.