Pedro Larumbe posa para Ag.

La firma Saborea España, Las Rozas Village y la Embajada China, celebraron el pasado 10 de febrero el Año Nuevo Chino en el restaurante de Pedro Larumbe, chef del pabellón español en la reciente Exposición Universal de Shangai, con el objetivo de estrechar lazos culturales y tender puentes hacia esta potencia emergente, en el terreno del turismo y la hostelería.

Con ocasión de este acto, el chef navarro atendió a Ag para comentar las oportunidades que ofrece el mercado chino a la hostelería y el turismo español, intercambiar impresiones sobre gustos culinarios de ambas sociedades y desearnos suerte en nuestro proyecto periodístico-gastronómico.

¿Por qué celebramos el Año Nuevo Chino?

La presencia de la comunidad china en Madrid va aumentando año tras año. El propio Ayuntamiento de Madrid colabora con ellos en la organización de esta fiesta y nosotros también queremos estar ahí para tender puentes culturales.

En tu caso, tuviste la oportunidad de representar a España en la Expo de Shangai. ¿Qué te llevaste de esta experiencia?

Fue todo un reto, personal y profesional. Teníamos tres espacios de restauración. Era muy duro ponerlos en marcha todos los días, pero lo pasamos muy bien y aprendimos mucho. Nunca olvidaré la emoción del Mundial de Fútbol. El día de la final todos, camareros, pinches, cocineros, todo el personal que formábamos parte del stand llevábamos puesta la camiseta de la selección. Y cuando ganamos… nos abrazamos, lloramos…

¿Qué tenemos que ofrecer a China? ¿Les gusta la comida española?

China es un país que se está abriendo al mundo y hay un sector de su sociedad, de alto poder adquisitivo, que le gusta comer, que le despiertan mucho interés productos como el jamón, el aceite y el concepto de la cocina mediterránea. Los sabores les son agradables y para ellos es toda una novedad.

¿La comida supera barreras culturales?

Los españoles y los chinos tenemos en común que nos gustan los productos frescos y de alta calidad. Y nos gusta el picoteo. Cuando vienen a España prueban, por ejemplo el jamón, les gusta y repiten.

Pero…

Los chinos comen a un ritmo diferente. Se toman su tiempo para todo, para los negocios, para pedir los platos de una carta y comen todos los platos al mismo tiempo. Los chinos comen con todos los platos encima de la mesa, el primero, el segundo, etcétera y lo hacen desde el más humilde al de mayor poder adquisitivo.

China es un país que ofrece muchas oportunidades y al que tenemos que adaptarnos. Es un reto. El carácter chino te pone a prueba. Hay que tener paciencia porque tienen sus tiempos y no les gusta precipitarse.

Un plato. Verduras frescas y un buen pescado.

Un restaurante. La Pyramide (Viena)

Un vino. Rioja o Ribera del Duero.

Un mensaje para AG. Os deseo mucha suerte. Quiero mandar un saludo a la gente que os sigue, que le gusta la cocina, que disfruta yendo a restaurantes y comiendo bien. Yo tengo muy en cuenta a los clientes porque todos tienen mucho que aportar al mundo de la gastronomía. Cualquier plato que esté bien hecho, con cariño y buenos productos, para mí ‘chapó’.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.