Obama, degustando su cerveza en la Casa Blanca junto a un exmarine en septiembre de 2011

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha causado sensación estos días en su país tras conocerse que se ha ido de campaña electoral con una compañera muy especial. No se trata de su mujer, Michelle, sino de una cerveza que se produce en la mismísima Casa Blanca, el centro de poder más importante del mundo qye, por lo visto, también va a ser conocida como fabricante de cervezas gourmet.

Por el momento, sin embargo, pocos afortunados han podido probar la cerveza de Obama, llamada White House Honey Aley que tiene entre sus ingredientes miel del jardín que cuida la mujer de Obama. Uno de ellos es el propio portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, que tuvo que responder las preguntas de los periodistas que vieron cómo Obama obsequiaba esta semana con un botellín al dueño de una cafetería de Iowa.

La cerveza de Obama

Según Carney, la variedad más suave (hay dos tipos) es «bastante refrescante», aunque lo cierto es que el portavoz tampoco quiso explayarse: «Generalmente cuando alguien me da una cerveza no pregunto cómo se hizo, simplemente me la bebo».

Según la prensa local, el proceso de elaboración de la White House Honey Ale comenzó en enero de 2011, cuando Obama adquirió un kit casero para hacer tan preciada bebida. Poco después la preciada bebida presidencial fue servida en una fiesta celebrada aquel año con motivo de la Super Bowl a la que asistieron 200 invitados que se bebieron 38 litros. También en 2011, el presidente degustó una de estas cervezas mientras departía con el exmarine Dakota Meyer tras imponerle la Medalla de Honor en la Casa Blanca.

La decisión de Obama de dejar algunos ratos de dirigir el mundo para deleitarse con el preciado zumo de cebada sólo tiene un precedente; el del expresidente Thomas Jefferson, que ya se hizo su propia cerveza a principios del siglo XIX.

En cualquier caso, ante semejante iniciativa de Obama, y dada su enorme influencia sobre los líderes de todo el mundo, no se puede descartar que otros mandatarios hagan lo propio. ¿Se podrá Mariano Rajoy a fabricar queimada en La Moncloa o se decantará por el orujo blanco? ¿Responderá al reto Merkel con una cerveza negra? ¿Se pondrá Hollande a cultivar vides en los jardines del Elíseo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.