La crema de berenjenas de El Corregidor/Foto:AG

Almagro, capital de las tierras de la Orden de Calatrava y una de las localidades más quijotescas de La Mancha, tiene en el restaurante El Corregidor uno de los exponentes de la nueva cocina manchega que, sin abandonar sus raíces, avanza por un camino culinario que presenta interesantes posibilidades.

El buen estado de conservación de la localidad, que convierte un paseo por sus calles en un viaje al siglo XVI, la propia casona donde se halla el restaurante, su buen servicio y, sobre todo, sus viandas, configuran un conjunto que merece por sí solo una visita a Almagro. Si además existe la posibilidad de pasar la noche en el Parador Nacional, un enorme y tranquilo convento franciscano, también del siglo XVI, con amplias habitaciones-celdas y pequeños claustros donde se puede disfrutar del silencio, máxime en plena temporada baja, la dicha puede ser completa para el viajero.

Volviendo a El Corregidor, donde cenamos una noche de este frío febrero, resultó sobresaliente la crema de berenjenas de Almagro con foie de pato, servida en copa de cóctel y coronada por un poco de sal, como es menester. Delicada, plena de texturas y sabores, fue con mucho lo mejor de nuestro menú, compuesto también por un entrante algo confuso compuesto por queso curado, paté de perdiz al aceite de oliva virgen,  tasajo de ciervo y gambón en tempura, referencia de marisco que, en nuestra opinión y en el conjunto, sobra más que aportar. También el Añil Macabeo 2011 parecía más para otros menesteres, sin desmerecerlo, que es un vino delicado, equilibrado y lleno de matices frutales.

Entrante de El Corregidor

En cuanto al tercero, un carré de cordero lechal confitado con patatas a lo pobre, está muy conseguido y es fino y delicado, nada pesado pese a tratarse de una cena. Lo acompañamos con una botella de Finca La Estacada 5 Varietales, correcto. Para acabar, nos regalamos con una nada sorprendente pero deliciosa tarta fina de manzana con helado de canela.

En definitiva, según nuestra experiencia, El Corregidor, que es uno de los restaurantes más renombrados de la cocina manchega y cuenta, por cierto, con un sol de la Guía Repsol, sigue siendo una apuesta segura en Almagro.

Eso sí, tampoco está nada mal la cocina del propio Parador, aunque se deja notar la distancia con el restaurante anterior. Cabe destacar, según nuestra limitada experiencia, un conseguido pastel de berenjenas y langostinos con salsa suave de pimientos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.