La Empire State de 350 gramos, una señora hamburguesa. / Foto: A. González

Pocos dudan de que España tiene posiblemente la mejor liga de fútbol del mundo; pues bien, algo así está empezando a ocurrir con las hamburguesas de calidad en Madrid. El aficionado cuenta con una oferta variada y de elevada calidad ante la que cuesta decidirse. El equipo de AG, que este verano se está dejando conquistar por el emparedado de carne más famoso del mundo, ya ha visitado varios de los templos hamburgueseros con más postín de la Villa y Corte, pero faltaba uno de los más renombrados: New York Burger.

Para quien aún no lo conozca, New York Burger se ha convertido en sólo tres años (lleva abierto desde 2009) en una referencia ineludible para aquellos que buscan la excelencia en la hamburguesa. Su punto fuerte, sin duda, es la calidad de las carnes de cebón que emplean en sus variedades, casi todas con nombres que rinden homenaje a la Ciudad que Nunca Duerme.

Este establecimiento, que debido a los rigores del estío este mes atiende sólo en su sucursal de la calle General Yagüe, es uno de los que más variedad ofrece en tamaños de filete (160, 250, 350 y 500 gramos). En nuestra visita, optamos por dos clásicas, la Empire State y la Queens, ambas con la carne poco hecha (como debe ser) y de 350 gramos, posiblemente la medida límite para disfrutar del inigualable placer de coger el toro por los cuernos (es decir, la hamburguesa con las dos manos) e hincarle el diente con fruición.

Desde el primer bocado la carne, con un leve regusto a carbón, se enseñorea enseguida de la situación y domina al resto de sabores, que juegan en su favor hasta lograr un buen equilibrio y una sensación de plenitud que justifica el viaje a las entrañas de este local al que, de seguir así, le queda una larga vida por delante.

El surtido de entrantes (aros de cebolla, fingers, jalapeños con cheddar, y alitas con salsa BBQ) es una buena antesala y los postres, sobre todo las tartas al estilo americano, como la de queso con frambuesas, un final al que no se puede renunciar, por mucho que el estómago acabe sacando la bandera blanca tras la sobredosis proteínica.

La tarta de queso

En cuanto al servicio, resulta muy correcto, sin esperas innecesarias entre plato y plato y con un buen trato al cliente, que al fin y al cabo es la razón de ser del negocio, algo que algunos otros establecimientos parecen olvidar. El entorno es apropiado, con una decoración basada (cómo no) en motivos neoyorquinos, aunque algo sobria. Pero, claro, a NY Burger uno va a comer, no a hacer un curso de decoración de interiores.

 

Sin embargo, un aspecto bastante mejorable es la mala acústica del local; cuando se llena el nivel de ruido supera lo aceptable en un establecimiento de esas características. Otro fallo más fácilmente subsanable es que no sirvan café, un elemento clave para que el comensal no caiga sobre la mesa víctima del sopor tras semejante banquete cárnico.

El comedor

FICHA DEL LOCAL

Nombre: New York Burger
Precio: de 20 a 30 euros
Lo mejor: las carnes, los japapeños con cheddar y la calidad/precio
Lo mejorable: el ruido del local, la mala ergonomía de los cubiertos y la falta de café
Dirección: General Yagüe 5 (Tlf 917 703 079) y Calle de Recoletos 4 (Tlf 914 318 417)Página web: http://www.newyorkburger.es

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.