El Monte Blanco 2014, junto a una de las creaciones de Óscar Horcajo / Foto: L. Prieto
El Monte Blanco 2014, junto a una de las creaciones de Óscar Horcajo / Foto: L. Prieto

El vino es un mundo de sensaciones. Más allá de catas, notas y aromas, un buen vino nos lleva de viaje, nos lleva en volandas a un mundo de impresiones, estimula nuestros sentidos, nos abre a los demás. Todo esto lo consigue Monte Blanco 2014, de Bodegas Ramón Bilbao (La Rioja) que fue presentado este miércoles en Madrid de la mano del joven chef Óscar Horcajo, del gastrobar Oribu, un mago dela fusión asiática-mediterránea que ha integrado el vino de Ramón Bilbao en delicias varias de la cocina asiática, demostrando que cualquier maridaje es posible si la base es buena y aquí, sin duda, es difícilmente mejorable.

Recién embotellado, Monte Blanco 2014 fue este miércoles el protagonista en el restaurante Oribu, donde se ha permitido el lujo de sustituir al sake japonés para servir de base a la salsa con la que el talentoso chef madrileño ha marinado su yusén de salmón, así como inspirar un menú especial integrado, entre otros platos, por las albóndigas de pollo de corral en guiso de cacahuetes, coco y kimchee y el futo-maki de atún rojo, tomate liofilizado y piparras.

Sin embargo, aunque muy respetable la iniciativa de Bodegas Ramón Bilbao de combinar su vino con la cocina de fusión de Horcajo, se nos antoja accesoria ante la calidad que atesora el Monte Blanco, que por sí solo es capaz de hacer las delicias de cualquier paladar.

Amarillo pajizo con toques verdosos, el Monte Blanco, 100% verdejo, tiene gran personalidad y se expresa a través de los cítricos (limón), la hierba verde, con toques anisados. En boca es pleno, muy fresco, con un final con un ligero toque amargo. Un vino, en definitiva, del que en buena compañía y ante buenas viandas uno se bebería varias botellas, y más teniendo en cuenta que estamos ante un vino cuyo importe no supera los seis euros.

El chef Óscar Horcajo, utilizando el vino de Ramón Bilbao en uno de sus platos.
El chef Óscar Horcajo, utilizando el vino de Ramón Bilbao en uno de sus platos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.