Los niños que comen los menús que les preparan sus madres están mejor alimentados y sufren menos obesidad, mientras que el estado nutricional de los que son alimentados por una persona diferente a su madre «empeora». Así lo señalan científicos de la Universidad de Granada (UGR), que han confirmado la existencia de una asociación directa entre el estado nutricional de los niños y quienes les preparan la comida en casa.

Su investigación, en la emplearon una muestra de 718 niños y adolescentes de entre 9 y 17 años de 13 centros educativos de Granada y de su provincia y que ha sido publicada en la revista Nutrición Hospitalaria, reveló que resulta «muy importante» quién elabora el menú familiar diario, puesto que a medida que es elaborado por personas diferentes a la madre, el estado nutricional de los hijos empeora considerablemente.

«Continúa siendo la madre la figura familiar que mejor conoce las necesidades alimentarias de sus hijos y la mejor preparada, en términos de conocimientos alimentarios, para la elaboración y el mantenimiento de una óptima alimentación familiar», según explica la propia UGR en un comunicado.

Además, los científicos hallaron también una relación entre la práctica del ocio sedentario y los valores de índice de masa corporal (IMC), encontrando diferencias estadísticamente significativas para el IMC de aquellos con actitudes ociosas eminentemente sedentarias, frente a aquellos otros que no las mantenían.

El estudio ha sido publicado por los investigadores de UGR María José Aguilar Cordero y Emilio González Jiménez (Departamento de Enfermería), Carmen García García (Laboratorio de Antropología Física), Pedro García López (Departamento de Estadística), Carlos Alberto Padilla López y Judit Álvarez Ferre (Grupo PAI de Investigación CTS-367 de la Junta de Andalucía) y Esther Ocete Hita (Departamento de Pediatría).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.