carnecaballo

Este viernes, 1 de marzo, comienza la campaña europea por la que los estados miembro se han comprometido a hacer más de 2.000 test de ADN a alimentos procesados para detectar casos de fraude por utilizar carne de caballo en productos vendidos como de vacuno, en la que España deberá realizar 150 pruebas en alimentos transformados. La iniciativa, que se extenderá a lo largo del mes y cuyo coste asumirá en un 75 por ciento la Unión Europea, ha calculado el número de análisis que tendrán que hacer los países en función del peso del mercado cárnico en ellos.

Asimismo, los estados miembros realizarán otras pruebas para detectar un potente antiinflamatorio para caballo, llamado fenilbutazona, con la intención de «tranquilizar al consumidor», como explicó el comisario de Salud y Consumo de la Unión Europea, Tonio Borg, en una comparecencia este jueves en el Parlamento Europeo. Para ello, Bruselas ha pedido muestras por cada 50 toneladas de carne en el mercado, con un mínimo de 5 test por país, lo que hace una cifra de 115 test para rastrear el antiinflamatorio en el caso de España.

Los dos tipos de examen se deberán realizar en marzo, pero los países tienen la posibilidad de prorrogar el plan dos meses más, con el objetivo de que los primeros resultados sean notificados a la Comisión Europea como muy tarde el 15 de abril. Borg, que desde el inicio de esta crisis ha defendido que se trata de «un caso de fraude de ley y no de un problema de salud pública», se comprometió a hacer públicos los resultados de la campaña de análisis para restaurar la confianza del consumidor.

Bruselas calcula que la campaña costará unos 3 millones de euros en total, teniendo en cuenta que los análisis cuestan en torno a los 400 euros cada uno. La carne de caballo es un producto autorizado en la UE pero debe cumplir una serie de estándares para entrar en la cadena alimentaria, como que los caballos sacrificados para consumo humano deben contar con un ‘pasaporte sanitario’ que acredite que no ha sido sometido a ningún tratamiento veterinario.

Francia dará a los necesitados la carne retirada del mercado

El Gobierno francés ha decidido que los platos preparados que se retiren del mercado por contener carne de caballo de forma indebida se entregarán a las asociaciones de ayuda a los necesitados para que puedan utilizarlos. «Corresponde a las asociaciones decidir si aceptan estas donaciones porque para conservar y repartir esos platos hacen falta camiones frigoríficos y conlleva costes», explicó el ministro francés de Consumo, Benoît Hamon, tras subrayar en una entrevista a la emisora de radio RMC  que las organizaciones que acepten esos productos deberán comunicar a los beneficiarios de sus servicios que contienen carne de caballo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.