Sam Kass, junto a Michelle Obama en una imagen de archivo / Foto: US Department of Agriculture
Sam Kass, junto a Michelle Obama en una imagen de archivo / Foto: US Department of Agriculture

La Casa Blanca anunció este fin de semana la marcha a finales de este mes de de Sam Kass, el primer consultor ejecutivo de Nutrición que ha tenido Estados Unidos pero, sobre todo, el hombre conocido fuera del país por ser el chef personal de la familia Obama.

Kass ha renunciado para irse a vivir a Nueva York junto a su esposa, la periodista Alex Wagner, que presenta en esa ciudad un programa en la cadena MSNBC.

El cocinero deja una profunda huella en la Administración Omaba, a través de la dirección del programa Let’s Move impulsado por Michelle Obama, pero sobre todo en la Casa Blanca, que no ha dudado en deshacerse en elogios con el chef.

«Desde la construcción de nuestro huerto (Kitchen Garden) pasando por la elaboración de nuestra cerveza Honey Brown Ale, Sam ha dejado una huella indeleble en la Casa Blanca«, señaló el propio presidente Barack Obama.

A juicio del máximo mandatario estadounidense, el cocinero, que lleva junto a los Obama desde 2007, ha conseguido, con su «sobresaliente» trabajo, «inspirar a familias y niños a través de todo el país para que tengan una vida más saludable».

«Con el paso de los años Sam ha pasado de ser un amigo cercano a constituir además una persona clave en mi equipo, y le estoy agradecido por su extraordinario trabajo y ya estoy esperando ver qué nuevos logros será capaz de conseguir en el futuro».

No ha sido menos la primera dama estadounidense, Michelle Obama, que destaca la aportación de Kass en la iniciativa contra la obesidad infantil Let’s Move! (¡A moverse!). «Sam nos deja un extraordinario legado de progreso, incluyendo la inclusión de estantes con alimentos saludables en las tiendas; menús escolares más equilibrados o sus esfuerzos para mejorar la comercialización de comida más sana entre nuestros niños».

Con tanto elogio resulta más que evidente que el sucesor de Kass en la Casa Blanca en 2015 no lo tendrá fácil, aunque seguro que hay más de un reputado chef que mataría por ocupar su lugar junto a la pareja más poderosa del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.