OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El consumo de patatas blancas está vinculado a una mayor ingesta de potasio, un nutriente clave para ayudar a controlar la presión arterial, según un nuevo estudio hecho público este martes en la reunión anual de Biología Experimental. Por cada kilocaloría adicional de este alimento consumida, se produce un aumento de 1,6 mg en el consumo de potasio entre los adultos a partir de 19 años y un incremento de 1,7 mg en los niños y adolescentes de 2 a 18 años.

Así, las dietas que contienen alimentos que son buenas fuentes de potasio y bajos en sodio pueden reducir el riesgo de hipertensión arterial y accidentes cerebrovasculares, como las patatas blancas, que son ricas en potasio, con o sin piel, naturalmente libres de grasas, grasas saturadas y colesterol y tienen muy poco sodio, según los expertos. Por ejemplo, una patata pequeña (138 g) con piel, simplemente horneada, proporciona 738 mg de potasio y sólo 128 calorías, mientras un plátano grande (136 g) aporta aproximadamente el mismo número de calorías, pero mucho menos potasio (487 mg).

Incluso sin piel, la carne de la patata blanca es una fuente inagotable de potasio, ya que sólo unos 122 g de patatas al horno sin piel proporcionan 477 mg de potasio. Storey señaló: «La carne por sí sola es también una fuente importante de vitaminas y minerales esenciales, como el potasio». “Nuestro estudio muestra que la patata blanca es un vegetal particularmente rico en nutrientes que aumenta significativamente la ingesta de potasio entre adultos, adolescentes y niños», afirma Maureen Storey, coautora del estudio y presidenta y directora ejecutiva de la Alianza para la Investigación y la Educación sobre la Patata (APRE).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.