Las 10 mejores hamburguesas de Madrid
La calidad de los ingredientes, clave para ofrecer una buena hamburguesa. /New York Burger

Este agosto ha sido, para algunos integrantes de Ag, el mes de la hamburguesa. Cosas de estar de rodríguez en la capital, seguramente. Durante estos días de verano hemos tenido el gusto de probar las excelencias de unos cuantos locales especializados en este plato americano, lo que nos ha servido para completar una lista de las mejores hamburguesas de Madrid que teníamos a medio hacer. Como siempre, habrá ausencias imperdonables y el orden de la lista no será del gusto de todos. Por eso, os animamos a que nos enviéis vuestras propuestas con el fin de elaborar una segunda lista de las mejores hamburguesas de la capital. De momento, aquí va la nuestra:

1. Alfredo’s Barbacoa (Lagasca, 5 y Juan Hurtado de Mendoza, 11)

Vale, quizá sus hamburguesas no sean las mejores y se hayan visto superadas en los últimos tiempos por otros locales con menos solera pero que vienen pisando fuerte. Sin embargo, Alfredo’s fue el primero y eso hay que reconocérselo. Como los Sex Pistols y el punk, Paquito Fernández Ochoa y el esquí o Fernando Martín y el baloncesto, Alfredo ha sido un pionero de la hamburguesa de calidad en la capital de España. Desde 1981, año en el que abrió su primer restaurante en la calle Lagasca, este neoyorquino nos ha descubierto que la genuina comida rápida americana no es la que prepararan las grandes cadenas. Su carta apenas ha cambiado en 30 años y nuestros gustos tampoco: siempre que vamos pedimos la Super Alfredo’s Burger 250 grs. con carne de cebón, salsa barbacoa, patatas fritas y ensalada de col. Y, por supuesto, sus alitas de pollo; sin duda, las mejores de todo Madrid.

2. Gobu (Príncipe de Vergara, 54)

Este local se aleja del estereotipo norteamericano para ofrecer al aficionado carnes de gran calidad y muy bien cocinadas al carbón  con panes de distinto tipo (de tomate, de chapata, de pan de pueblo…) y combinaciones muy acertadas como la hamburguesa con guiso de setas. Y qué decir de sus aros de cebolla, ese entrante que pocos perdonamos antes de degustar una buena hamburguesa y que aquí, si no son perfectos, se acercan bastante a este concepto. Crujientes, sabrosos, nada grasientos, con el corazón tierno… Una maravilla de la que tendrían que aprender otros.

3. Soul Kitchen (Príncipe Carlos, 44)

Todo lo que pidas en este local no te defraudará, desde sus patatas fritas caseras (pero caseras de verdad) a sus crujientes aros de cebolla, pasando, cómo no, por sus exquisitas hamburguesas. Situado en el moderno barrio de Sanchinarro, al norte de la capital, y con una decoración minimalista (los bajoplatos son vinilos de verdad), este restaurante ha irrumpido con fuerza en el panorama culinario capitalino. Su hamburguesa de carne cebón jugosísima y cocinada al carbón de encina extremeña o esa maravilla de hamburguesa de solomillo de cerdo ibérico bien se merecen este tercer puesto.

4. New York Burger (General Yagüe, 5 y Recoletos, 4)

New York Burger se ha convertido en sólo tres años (lleva abierto desde 2009) en una referencia ineludible para aquellos que buscan la excelencia en la hamburguesa. Su punto fuerte, sin duda, es la calidad de las carnes de cebón que emplean en sus variedades, casi todas con nombres que rinden homenaje a la Ciudad que Nunca Duerme. El surtido de entrantes (aros de cebolla, fingers, jalapeños con cheddar, y alitas con salsa BBQ) es una buena antesala y los postres, sobre todo las tartas al estilo americano, como la de queso con frambuesas, un final al que no se puede renunciar, por mucho que el estómago acabe sacando la bandera blanca tras la sobredosis proteínica.

5. Mad Café (Cava Alta, 13)

Este pequeño local se ha ganado una merecida fama en la capital en los últimos tiempos. Sus hamburguesas estrella, como la del mes de agosto (con pepino americano y guacamole); la Texas o la Fancy (con foie), son exquisitas. La carne es muy sabrosa y está llena de matices, sobre todo si se pide poco hecha. Pero el Mad lo borda también en los entrantes, ya que sirve las que posiblemente sean las mejores alitas de pollo con salsa BBQ de la capital (tras las de Alfredo’s, por supuesto). También destaca, y mucho, por su carta de cervezas, con una amplia representación de birras americanas tipo Ale de elevada calidad y poco frecuentes por estos lares. Asimismo, los postres caseros, como la tarta de zanahoria, son generosos (quizá en exceso) e imponentes. Si el local fuera algo más acogedor (su sobriedad asusta) y no les diera por cerrar la cocina a las 15.30 horas, ya sería perfecto.

6. La Vaca Picada (Tierra de Melide esq Mirallos; Serrano, 124 y Diego de León, 13)

Sus hamburguesas de cuatro tamaños (160, 250, 500 y 660 gramos) causaron una grata impresión a los redactores de Ag que se acercaron al local del barrio de Las Tablas, el primero que abrieron, hace unos pocos años. La fama y el  rápido reconocimiento impulsaron a sus dueños a abrir otros dos restaurantes en zonas más “selectas” de Madrid. El caso es que durante este tiempo siempre nos hemos decantado por el local primigenio y por sus ricas hamburguesas de carne de cebón del norte, 100% nacional y cocinadas a la parrilla de lava volcánica. El único pero: que intentan abarcar más de lo que su angosto local permite, sobre todo los viernes y sábados noche. Ello ha propiciado que en alguna ocasión nos hayamos llevado una decepción por tiempos de espera excesivos o por la incomodidad de un salón abarrotado. Nada que no se pueda solventar.

7. Hamburguesa Nostra (once tiendas)

Nos salimos un poco de la línea de recomendar restaurantes y apostamos por el “háztelo tú mismo” con Hamburguesa Nostra y sus 11 tiendas (y tres talleres degustación) en mercados y centros comerciales de la Comunidad de Madrid. Ofrecen las mejores hamburguesas que puedes cocinar en, por ejemplo, una barbacoa familiar, con amigos o, simplemente, en tu casa. Nada menos que 30 tipos de hamburguesas diferentes agrupadas en cinco clases (basic, classic, gourmet, minis y selección) puedes comprar en sus tiendas. Y, por experiencia, os aseguramos que decidirse no es fácil: hamburguesas argentinas, de buey gallego, al Oporto, con trufa, de Ternasco de Aragón… o la creada por el chef Juan Pozuelo: ternera, cebolla pochada, pistacho y aceite de trufa.

8. Vips (numerosos locales por toda España)

No nos hemos vuelto locos al colocar a la famosa cadena en la lista. O sí. Porque quien nos vuelve realmente locos es una de las hamburguesas que ofrece esta cadena de restaurantes tanto en Madrid como en el resto de España. Se trata de la Argentina Pampera, hamburguesa que sólo nos defraudó cuando, inexplicablemente, estuvo una temporada fuera de su carta. Los responsables de Vips, en un gesto que les honra, tuvieron la gran idea de devolverla al lugar del nunca debió haber salido. ¿Su secreto? Puede que su pan de mollete de Antequera… Quizá la mayonesa con salsa chimichurri… O el queso Provolone… Quién sabe. Lo cierto es que todo junto, con la carne habitual de las hamburguesas de Vips, hacen de este plato un verdadero manjar.

9. Whitby (Almagro, 22)

El Whitby no es un restaurante de comida americana. Situado en la zona de Alonso Martínez, haciendo esquina entre las calles Almagro y Zurbano, este atractivo local de dos plantas y muy bien decorado, ofrece en su carta una hamburguesa que hará las delicias de todo amante de este plato. La carne de buey del Valle de Esla está en su punto y la ofrecen acompañada de una pequeña ensalada verde y patatas fritas. Una sorpresa encontrar una hamburguesa tan conseguida en un restaurante no especializado en este tipo de comida.

10. Knight’n’Squire (Félix Boix, 9)

Para terminar nuestra lista, otro clásico en Madrid: Knight’n’Squire o simplemente “el Knight”, como popularmente se le conoce. Se puede decir que este local lleva toda la vida ofreciendo sota, caballo y rey, o lo que es lo mismo: hamburguesas, perritos y bebidas. Es posible que la calidad de su comida no sea nada del otro mundo, pero por su bajo precio tampoco sería justo exigir mucho más. En cualquier caso, la comida es casi lo de menos. Entrar en el oscuro local de la calle Félix Boix es casi una experiencia religiosa. Por su sobrecargada decoración (hasta el techo tiene cuadros y carteles de anuncios de principios del siglo XX), por su casi absoluta ausencia de luz, por sus mesas de madera barnizadas con la roña acumulada durante años… Todo junto hace que el ambiente sea muy agradable, por inexplicable que parezca. Como decíamos al principio, el Knight es un clásico que todo el mundo debería conocer.

 

Lista elaborada por: Antonio Moreno, Antonio González y Enrique Lage.

Comentarios

Responder a beefcious Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.