Horno giratorio del siglo XIX, en el que se asaban las piezas enteras / Foto: Juan Carlos Morales
Horno giratorio del siglo XIX, en el que se asaban las piezas enteras / Foto: Juan Carlos Morales

Las cocinas del Palacio Real han abierto sus puertas al público con motivo del Gastrofestival Madrid 2013, que tiene lugar del 19 de enero al 3 de febrero coincidiendo con la celebración de Madrid Fusión.

Gracias a la colaboración de Patrimonio Nacional y el Programa de Visitas Guiadas del Ayuntamiento de Madrid, los madrileños y  turistas que visitan estos días la capital de España, podrán acceder a las cocinas, que nunca suelen incluirse durante los recorridos guiados que se realizan en el palacio, así como al comedor real. Para ello, deben inscribirse previamente en el Centro de Turismo de la Casa de la Panadería.

El Palacio Real conserva desde el siglo XIX la cocina real amueblada y también la documentación que permite reproducir fielmente cómo se cocinaba y quiénes eran los artífices de esos platos, que ahora forman parte de la cultura gastronómica nacional.

Reyes, emperadores, jefes de Estado y presidentes de distintos países han podido degustar durante años de la cocina de palacio en el gran comedor real que ordenó construir Alfonso XII en 1879 tras unir tres salones.

El comedor real acoge banquetes de gala con reyes y jefes de Estado
El comedor real acoge banquetes de gala con reyes y jefes de Estado

El comedor real tiene una capacidad de hasta 140 comensales, y en el mismo se celebran banquetes de gala con jefes de Estado, bajo la presidencia de Sus Majestades los Reyes. Cuenta con 15 lámparas, 10 apliques laterales y más de 1.000 bombillas, que iluminan los tapices flamencos del siglo XVI que cuelgan de las paredes, y los frescos originales del siglo XVIII del techo.

Según Juana Sánchez Cano, guía-intérprete de Patrimonio Nacional, hasta el final del reinado de Alfonso XIII (1931), tanto la familia real como el personal de palacio comían a diario lo que se cocinaba en estos fogones.

En la actualidad, sin embargo, apenas se utilizan estas antiguas cocinas de carbón, salvo en ocasiones excepcionales. El último gran banquete se celebró con motivo de la boda de los Príncipes de Asturias en 2004, aunque los comensales que degustaron los platos cocinados en palacio fueron el personal de servicio y de seguridad.

La cocina real, situada en los sótanos de la fachada oriental del palacio, consta de tres grandes salas y de un montaplatos que comunica con el comedor diario.

La primera de las salas es una cocina utilizada para repostería, con mesas de madera ancladas al suelo y moldes de metal bien estañados para evitar problemas de intoxicaciones alimenticias.

Los utensilios de metal están estañados para evitar intoxicaciones
Los utensilios de metal están estañados para evitar intoxicaciones

La segunda es la sala de despiece y preparación de alimentos, y cuenta con una despensa y la vajilla que utilizaba a diario el personal de servicio.

En la tercera sala se encuentra la cocina principal, con un gran horno giratorio parisino del siglo XIX en el que se asaban las piezas enteras (terneros, corderos, cochinillos, etc.), dos fogones de hierro (uno francés y otro español) con salida de agua caliente, y un calientaplatos.

Precisamente, uno de los problemas de la cocina real es que la comida se enfriaba rápidamente, tal y como comentó en alguna ocasión don Juan de Borbón, conde de Barcelona, quien aseguraba que sólo comía caliente cuando estaba de viaje, ya que en palacio siempre lo hacía frío o templado.

Horno de repostería para la elaboración de panes y dulces
Horno de repostería para la elaboración de panes y dulces
Calientaplatos de la cocina real para evitar el enfriamiento de la comida
Calientaplatos de la cocina real para evitar el enfriamiento de la comida
Todas las piezas de la cocina real llevan el logotipo de la Corona
Todas las piezas de la cocina real llevan el logotipo de la Corona

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.