La fideuá de marisco, una delicia / Foto: A. González

La cocina valenciana es una de las más brillantes de España pero, con frecuencia, es víctima del rotundo éxito de sus platos tradicionales y acaba perdiendo terreno en términos de innovación, creatividad y, en definitiva, modernidad. No es el caso de La Matandeta, una finca enclavada entre los arrozales de La Albufera que lleva años ofreciendo una propuesta diferente, basada en los productos de calidad pero llena de la misma frescura que emanan Dolores, su hija y el resto de un equipo dedicado a satisfacer el paladar de quienes buscan algo distinto sin olvidarse de los sabores de siempre.

A la vista del comensal, todo el empeño de La Matandeta parece dirigido a lograr el goce sensorial de sus clientes, lo que consiguen con solvencia gracias, principalmente, por su cocina sorprendente y basada siempre en productos de la tierra; y por otro, por el efecto envolvente de una decoración, un local y un entorno natural únicos y dotados de gran personalidad.

Aunque están especializados en distintos tipos de paellas de arroz y arroces melosos, Actualidad Gastronómica se decantó en esta ocasión por una fideuá de fideo fino (fuera de carta), y el resultado no defraudó. Con el punto de justo de cocción, y dotada de una atractiva costra en la capa superior de fideos, la fideuá está sin duda muy conseguida. Sentarse en la terraza de esta antigua casa de labor sintiendo en la cara la suave brisa que mece los verdes campos de arroz de Alfafar mientras se degusta este plato pleno de sabor a marisco, es un placer exquisito.

En cuanto a las paellas, en este local gustan de salirse de las formulaciones más tradicionales, aunque sin despreciarlas, y ofrecen propuestas más imaginativas como la paella de marisco y algas o la de huevas de sepia y alcachofas. Mientras, arroces melosos como el de perdiz, setas y garbanzos o el de conejo, garrafón y caracoles causan también muy buena impresión.

UN PULPO ENORME

El torraet de verduras

Las entradas también merecen, por sí solas, una visita a la casa de los descendientes de Manuel Baixauli, el Matanda. Así, resulta toda una experiencia saborear un pedazo de pulpo a la brasa con puré de patatas y pimentón. Sin establecer comparaciones odiosas con el pulp sec, muy apreciado en poblaciones alicantinas como Dènia, este pulpo a la brasa, servido en trozos grandes, es sin duda la forma más sobrosa y rotunda de pulpo.

Otras propuestas imprescindibles son las enormes croquetas de puchero con queso de cabra y curry y el torraet de verduras con mojama y queso blanco. También resulta curioso el carpaccio de sepia bruta con aceite de ajo y perejil, aunque puede parecer algo soso para paladares más proclives a sabores menos delicados.

En definitiva, La Matandeta sigue siendo una opción imprescindible para conocer por dónde van los tiros de la nueva cocina valenciana y, conociendo a quien lleva las riendas, seguirá dando que hablar; eso seguro.

FICHA DEL LOCAL

NOMBRE: La Matandeta
PRECIO: 35-45 euros
LO MEJOR: Los platos, el entorno y la amabilidad del trato.
LO MEJORABLE: Las sillas infantiles. Les faltan sujecciones y resultan más bien contraproducentes para niños de menos de tres años.
Dirección: Carretera de El Saler a Alfafar.
Página web: www.lamatandeta.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.