Galletas marineras de la empresa gallega Daveiga

Los tripulantes del Mary Rose, la nao inglesa que se hundió en 1545 en aguas británicas repeliendo un ataque francés, se tenían que conformar con una dieta marinera bastante limitada. Básicamente se alimentaban de galletas marineras (duras y secas obleas de pan salado sin ningún tipo de levadura, a menudo invadidas por el gorgojo), tocino, harina, avena y carne de cerdo o vacuno en salazón. También había algunos afortunados que hincaban el diente a un pedazo de bacalao en salazón. La bebida más frecuente era la cerveza (hasta que se pudría), aunque el ron se convirtió pronto en un acompañante habitual.

Pues bien, 200 años después, e incluso más tarde, la dieta de los 70.000 hombres que conformaban la Royal Navy en el siglo XVIII era básicamente la misma, según acaban de confirmar un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford a partir de un estudio comparativo de los huesos de marineros de ambas épocas.

Pero esta dieta marinera no sólo se mantuvo básicamente invariable a través del tiempo, sino que se repetía sin apenas cambios en distintas latitudes. Así, según el estudio, liderado por el profesor Mark Pollard, y realizado a partir del análisis de los huesos de 80 marineros enterrados en cementerios navales de Playmouth y Portsmouth, los hombres de mar comían básicamente lo mismo ya prestaran sus servicios en el Canal de la Mancha, en el Mediterráneo o el las Indias Occidentales.

Hay que tener en cuenta que los análisis óseos revelan los nutrientes de la dieta habitual, de forma que es posible que Nelson, que no tenía un pelo de tonto, o algunos de sus hombres, aprovecharan sus frecuentes pasos por la costa gallega para darse un atracón de percebes o degustar una buena langosta. Por el momento, eso sí, los huesos prefieren mantener la discreción y guardan silencio sobre las mariscadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.