Vista de los viñedos desde la bodega Ysios, en la Rioja Alavesa / Juan Carlos Morales
Vista de viñedos de Rioja desde la bodega Ysios, en Laguardia / Juan Carlos Morales

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja ha otorgado la calificación “muy buena” a la cosecha de 2012 de Rioja, tras el análisis y cata de 3.800 muestras tomadas directamente de los 253,84 millones de litros de vino elaborados por las bodegas de la Denominación.

La valoración global del proceso de calificación refleja la heterogeneidad de una cosecha marcada por la sequía, que afectó cuantitativa y cualitativamente a una parte del viñedo, pero que ha ofrecido un volumen importante de vinos de altísima calidad, en línea con los obtenidos en las dos cosechas anteriores, consideradas ambas ‘excelentes’.

Según el Consejo Regulador, los requisitos para superar el examen de calificación se han elevado en los últimos años, incorporándose parámetros de calidad más exigentes con el objetivo de que Rioja siga manteniéndose en los mercados como referente de los vinos de calidad.

El proceso de calificación de la cosecha 2012 comenzó el pasado mes de noviembre con un programa de recogida de muestras en todas las bodegas elaboradoras. Cada muestra ha sido analizada en el laboratorio de una de las tres estaciones enológicas de la D.O. y valorada por un comité de cata integrado por tres catadores, que forman parte del panel de cata externo con que cuenta el Consejo Regulador y al que pertenecen más de un centenar de expertos.

Finalmente han sido calificados 244,74 millones de litros (12,59 millones de vino blanco, 12,70 millones de rosado y 219,45 millones de tinto). El resto de vinos elaborados no ha sido calificado en su mayor parte por corresponder a excesos de rendimiento en la producción, siendo rechazadas por no superar la prueba analítica o sensorial tan solo 49 de las 3.800 muestras analizadas.

Además de la sequía, en la cosecha de 2012 destacó como incidencia climatológica significativa el efecto de las lluvias caídas a finales de septiembre, que influyeron muy positivamente en la evolución de la maduración, proporcionando un mejor equilibrio final al fruto e incrementando las expectativas productivas de una gran parte del viñedo riojano.

La uva cosechada presentó en su mayor parte un magnifico estado sanitario y un excelente equilibrio madurativo entre graduación alcohólica y polifenoles, lo que permitió elaborar vinos de gran calidad, con buena estructura polifenólica, especialmente aptos para la crianza en barrica y larga guarda.

El volumen total de producción de la cosecha 2012 en Rioja fue de 354,9 millones de kilos de uva, con uno de los rendimientos más bajos de las últimas dos décadas (5.710 kilos por hectárea) y un descenso significativo respecto a la cosecha del año anterior, que fue de 387 millones de kilos de uva.

La producción total finalmente amparada fue de 351,5 millones de kilos de uva, ya que 3,4 millones fueron descalificados por excesos de rendimiento, elaborándose un total de 253,84 millones de litros de vino.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.