tartaikea

Tras quitar de la venta de todas sus tiendas en España sus albóndigas por contener carne de caballo y otros productos cárnicos suministrados por Dafgard, el proveedor de las albóndigas, como las salchichas de Viena, Ikea ha retirado ahora de sus restaurantes en 23 países sus tartas de chocolate con almendras por posible contaminación bacteriana tras unas informaciones publicadas en el periódico Shanghai Daily en las que se anunciaba que las autoridades del país habían encontrado un alto número de bacterias de origen intestinal en tortas de Suecia. La compañía investiga si debe ser retirarla en otros países.

La cadena sueca de muebles niega que se trate de bacterias E.Coli, como aseguraba el diario chino, y ha precisado que las autoridades chinas no han confiscado 1,8 toneladas de pasteles, sino 1.800 unidades. La portavoz de la empresa, Ylva Magnusson, afirmó a la prensa que es «completamente inaceptable» que en alimentos ofrecidos por los restaurantes del consorcio se hayan superado los límites de bacterias fijados por la regulación sanitaria.

«Funcionarios de aduanas chinos han encontrado bacterias coliformes que exceden los límites y hemos decidido detener las ventas de estos pasteles en todos los mercados», concretó la portavoz de IKEA, según publica The Wall Street Journal. En todo caso, destacó que el lote contaminado de Chokladkrokant (chocolate crujiente), una tarta de chocolate con crema de mantequilla y caramelo de almendras, del proveedor sueco Almondy, fue destruido en la aduana china y nunca llegó a sus restaurantes en este país.

Por su parte, Ikea Ibérica asegura que en España no hay ningún producto proveniente de los lotes afectados por las trazas de bacterias coliformes, informa la compañía en un comunicado. «Ikea Ibérica informa que, tras comprobar todas las existencias de este producto, no hay, ni ha habido, ningún producto en España proveniente de los lotes afectados por las trazas de bacterias coliformes», sentencia en su nota de prensa, en la que destaca el compromiso de la compañía por ofrecer alimentos de alta calidad, seguros, saludables y producidos de manera responsable».

La oficina de cuarentena de Shanghai anunció esta semana que la crema de queso Kraft y 2,7 toneladas de barras de chocolate Nestlé también estaban entre las docenas de productos importados destruidos en su última ronda de inspecciones de calidad. El chocolate Nestlé, por su parte, contenía demasiado sorbitol, un edulcorante que en grandes cantidades puede causar problemas intestinales, explican la oficina de Shangha en un comunicado. Denuncian, además, que las llamadas a los portavoces de Nestlé y Kraft en China no  encontraron respuesta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.