Entrando al templo del consumismo

La cadena sueca de muebles y decoración para el hogar IKEA ha anunciado hoy la retirada de otros productos por contener carne de caballo, tras comunicar el pasado lunes que procedía a retirar las albóndigas de carne de todas sus tiendas de España después de conocer unos análisis realizados por las autoridades checas que hallaron ADN equino en este producto.

IKEA ha decidido ampliar la retirada a otros productos cárnicos suministrados por Dafgard, el proveedor de las albóndigas ya retiradas, después de que la Agencia Nacional para la Alimentación sueca confirmara que se han encontrado restos de carne de caballo en otros productos en una proporción que oscila entre el uno y el diez por ciento.

Las salchichas de Viena a la venta en las tiendas de España, Portugal, Francia, Gran Bretaña e Irlanda es uno de los productos retirados por la firma sueca. Dagfard fabrica para la mayoría de las divisiones de IKEA en Europa, salvo para Suiza y Noruega, donde tienen proveedores locales.

El escándalo de la carne de caballo presente en productos que se venden como carne de vacuno saltó en nuestro país el pasado mes de enero, cuando la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) detectó restos de ADN equino en hamburguesas de las cadenas de supermercados de Ahorramas y Eroski, que ya fueron retiradas.

El pasado lunes, casi un mes después, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente identificó carne de caballo en unos canelones de La Cocinera, del grupo Nestlé, que procedió a la retirada inmediata de este producto y de los raviolis rellenos de carne de Buitoni, otra de sus marcas. El Ministerio aclaró entonces que se trata de un caso de “fraude en el etiquetado, que no afecta a la seguridad alimentaria del producto ni implica ningún riesgo para la salud”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.