hongos

Comer hongos que contienen vitamina D2 puede ser tan eficaz en el aumento y el mantenimiento de los niveles de vitamina D (25-hidroxivitamina D) como ingerir suplementos de vitamina D2 o vitamina D3, según han descubierto investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (Estados Unidos).

Estos hallazgos, presentados este lunes en la reunión anual de la Sociedad Americana de Bioquímica y Biología Molecular, que se celebra conjuntamente con la reunión de Biología Experimental 2013 en Boston, también aparecerán al mismo tiempo como un artículo de acceso abierto en la revista Dermatology and Endocrinology.

La vitamina D es crucial para la buena salud de los huesos y la fuerza muscular; cantidades adecuadas ayudan al cuerpo a mantener la densidad ósea, reducir el riesgo de fractura, la osteomalacia, la osteoartritis y la osteoporosis. También juega un papel fundamental en la modulación del sistema inmunológico para ayudar a combatir infecciones como la gripe y reduce el riesgo de muchas enfermedades comunes como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, la depresión y la diabetes.

Para el estudio aleatorizado, 30 adultos sanos tomaron cápsulas que contienen 2.000 unidades internacionales de vitamina D2, 2000 de vitamina D3 o 2000 de polvo de setas que contiene la vitamina D2 una vez al día durante doce semanas durante el invierno. Los séricos basales de 25-hidroxivitamina D [25 (OH) D], una medida para determinar el estado de la vitamina D de una persona, no fueron significativamente diferentes entre los grupos.

Los niveles entre los tres grupos aumentaron gradualmente y se estabilizaron a las siete semanas y se mantuvieron durante las siguientes cinco semanas. Después de doce semanas ingiriendo¡ suplementos de vitamina D, los niveles no fueron significativamente diferentes de los que tomaban el polvo de setas.

«Estos resultados proporcionan evidencia de que la ingesta de setas que han sido expuestas a la luz ultravioleta y contienen vitamina D2 son una buena fuente de vitamina D y pueden mejorar el estado de la vitamina D en adultos sanos«, dijo el investigador principal, Michael F. Holick.

«Además, encontramos que ingerir setas que contienen vitamina D2 fue tan eficaz para elevar y mantener el estado de vitamina D de un adulto sano como ingerir un suplemento que contenía tanto vitamina D2 como vitamina D3», agregó este experto. A su juicio, estos resultados confirman otros estudios que han demostrado que la ingesta de vitamina D2 a partir de zumo de naranja fortificado, un suplemento o una formulación farmacéutica aumenta las concentraciones totales durante al menos tres meses y hasta seis años.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.