yogur helado

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio sobre los helados de yogur, tan de moda últimamente, en el que concluye que son «helados con sabor a yogur», ya que su contenido calórico, cantidad de azúcar y grasas saturadas son las propias de un helado y no de un yogur.

Según esta organización, la palabra yogur «les proporciona un halo de salud y ayuda a venderlos mejor, como si fuesen un pecado más venial«. De hecho, su crecimiento espectacular en el último año puede deberse a que los consumidores lo ven como un producto más saludable que el helado tradicional. Sin embargo, el yogur helado o helado de yogur contiene demasiado azúcar (hasta un 23% del peso) para un yogur (uno de frutas no supera el 15%), pero el normal para un helado.

La OCU señala que es importante diferenciar entre los que se venden en supermercados/hipermercados (Yogoo, Yolado, La Sirena, Hacendado…) y los que se venden en heladerías/yogurterías (Llaollao, Smöoy, Ö!MyGood, La Yoghourtería de Danone…). Y es que los que se venden en supermercados tienen más cantidad de grasa, entre un 6% y un 10%, mientras que los de tiendas especializadas se quedan en un 0,5%-2% (como un yogur).

En cambio, los que se venden en supermercados tienen más calorías por cada 100 gramos, pero se venden en porciones más pequeñas. Esto hace que al final todos se muevan en torno a las 140 kcalorías por ración. La mayoría llevan grasa de leche, pero algunos como el de Yogoo y el de La Sirena tienen grasa vegetal (de coco). Lo normal, según esta organización de consumidores, son las grasas saturadas y poco cardiosaludables.

Todos los productos analizados tienen bacterias lácticas en una cantidad razonable para ser un producto congelado, pero su número es muy bajo como para ser considerados yogur. En cuanto a los que se venden en tiendas especializadas, al llevar la mayoría algún ‘topping’, el contenido calórico se dispara.

Respecto al precio, en supermercados e hipermercados es bastante más barato que en heladerías. De los primeros tenemos los 2,49 euros de Yolado (pack 4 envases de 75 gramos) o los 4,1 euros de Yogoo (tarrina de 250 gramos). En las yogurterías/heladerías son más caros: desde los 2,5 de Smöoy (tarrina de 140 gramos) a los 3,5 de La Yoghourtería de Danone (tarrina de 176 gramos).

La conclusión es que estamos ante helados que saben a yogur. Los que se venden en tiendas especializadas son menos grasos y tienen menos calorías, pero al servirse en raciones mayores que los que se venden en supermercados acaba resultando igual. Un yogur natural sin azúcar aporta la mitad de calorías que uno de estos productos, tanto por el azúcar en sí como por el tamaño de la ración (más grande en los helados de yogur).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.