Tallarines con trufa y pimienta
Tallarines con trufa y pimienta

Garbo es uno de esos restaurantes céntricos, atractivos, con una buena relación calidad-precio pero que, por razones que se me escapan, no goza de la popularidad de otros cuyas propuestas son ramplonas y sus cartas resultan infladas.

Quizá haber padecido durante dos años los andamios y lonas de las obras del conocido como Túnel de la Risa le impidió ocupar desde su apertura hace seis años el lugar que le corresponde entre los locales de cocina italiana de la capital. Pero esa época ya pasó y ahora sus responsables, con Alejandro Ríos a la cabeza, se han empeñado en que sus propuestas lleguen al público que, pese a la crisis, sigue yendo al teatro, al cine y a los musicales; a la gente que no renuncia a pasárselo bien mientras pueda, como debe ser.

Pues bien, Garbo tiene, como todo en la vida, fortalezas y debilidades, pero destacan las primeras. Y de las primeras, la principal es que Garbo ofrece una cocina honesta, que no trata de engañar a nadie. Lo afirma además el propio Ríos, propietario del local y director general del Grupo RE (Ríos de España), que posee otros como la recién inaugurada cervecería QuiLomBo (Gran Vía, 16), Almacén de Pizzas o Vitamina, todos en Madrid: «Le damos a los platos clásicos un toque distinto pero en un punto justo; no queremos irnos demasiado arriba, sino que el cliente esté conforme».

En efecto, Garbo ofrece una carta de cocina italiana tradicional, con una relación calidad-precio más que aceptable y un punto de modernidad que le diferencia de otros. Tiene un menú diario y se puede comer a la carta por 26 euros y eso, con buenas materias primas y una elaboración esmerada, que no sublime, es mucho más de lo que se puede pedir en los tiempos que corren, sobre todo si uno acaba de salir del teatro o el cine y ya va pensando en ese atraco en forma de IVA que sufren todos los aficionados a la cultura.

Como decía, Garbo no engaña a nadie. En líneas generales, la pasta y el risotto están bien cocinados, aunque no sean los mejores de Madrid, y los condimentos tienen la calidad suficiente para que el resultado sea muy agradable al paladar. Se nota que las materias primas son frescas, y aunque carnes y pescados se mueven en un terreno intermedio entre el menú del día laboral convencional y la carta del sábado por la noche lo cierto es que el resultado es más que apetecible. Las cantidades son, asimismo, generosas, algo cada vez menos frecuente, y en general la de Garbo es una cocina sencilla, plena de sabores naturales, sana y muy mediterránea.

Risotto de carabineros
Risotto de carabineros

Nuestra experiencia nos trae a la memoria una extraordinaria ensalada César, homogénea y muy bien trabada; que sirvió como antesala de unos tallarines con trufa y pimienta muy delicados, a decir verdad; seguidos por un risotto con carabineros que, si bien resultaba menos meloso de lo esperado para la ocasión, sí estaba pleno de sabor. Eso sí, el plato principal, el saltimbocca, nos falló un poco, resultando un poco seco para un plato en el precisamente cabe prevenir ese riesgo.

En cuanto a los vinos, la bodega de Garbo esconde agradables y asequibles sorpresas como el Masi Costasera Amarone 2007, un vino italiano con mayúsculas, eso sí, no indicado para pusilánimes.

En definitiva, Garbo, que también puede presumir de un cuidado diseño, es una apuesta segura en el centro para los amantes de la cocina mediterránea en general y mediterránea en particular. Ofrece una carta asequible a casi todos los bolsillos, cocina de calidad con un toque de modernidad, buenos vinos y un ambiente tranquilo y reposado donde disfrutar de las viandas y de una buena compañía. ¿Se puede pedir algo más? Seguramente sí, pero lo fundamental ya lo tenemos.

Datos de contacto: Restaurante Garbo. Plaza del Carmen, 4, Madrid. Teléfono: 91 523 26 10

Comentarios

  1. Comparto plenamente lo escrito por el periodista.
    Me encanta el sitio, ideal para ir con tu pareja.
    Bonitas vistas hacia la Plaza del Carmen.
    Repetire.
    La terraza tiene muy buena pinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.