El ron con cola, el vodka con naranja o el whisky con hielo, para las noches de farra; el cava para brindar en Navidad; el vermut o la caña de apertivo, claro; el orujo blanco o las hierbas para culminar una comida especialmente pesada… parece que en España, para una gran mayoría de consumidores, cada bebida alcohólica, y en especial las destiladas, han ocupado tradicionalmente un lugar definido y rígido del que hasta el momento les ha sido muy difícil escapar.

Sin embargo, cuando se trata de bebida de calidad, la versatilidad del producto, de una parte, y la curiosidad e inquetud del comensal/bebedor, de otra, pueden obrar nuevas combinaciones afortunadas, rompedoras y sorprendentes, máxime cuando el reto está orientado por profesionales de nivel.

Este es, precisamente, el caso del ron Flor de Caña, que ha tomado nuevos bríos en España desde que, hace apenas un par de meses, cayera en manos del grupo Osborne, que se ha convertido en el distribuidor exclusivo de esta bebida en España, hasta entonces en manos de otra de las marcas más conocidas del marco de Jerez. Pero esa es otra historia.

Cóctel de Flor de Caña con ginger ale, para abrir boca / Foto: L.Prieto

Alma de cócteles y platos de alta cocina

El caso es que la apuesta de Osborne por Flor de Caña tiene bases más que firmes, y una buena prueba de ello es la forma en que este ron, en sus diferentes añadas, es capaz de rebasar los estrictos marcos de las copas para convertirse en el alma de cócteles ricos en matices, formar parte de recetas de platos de cocina de calidad y maridar con un menú variado, incluyendo pescados, mariscos, carnes y postres.

Esto mismo fue lo que consiguieron demostrar este jueves en el restaurante Cinco Jotas Jorge Juan de Madrid, ante un grupo de blogueros y periodistas especializados, Santiago Chamat, brand ambassador de Flor de Caña, y Miguel Ángel Caserío Sánchez, chef ejecutivo de Cinco Jotas, del grupo Osborne. Juntos dejaron claro, sin lugar a dudas, que este ron nicaragüense, líder de ventas en Centroamérica pero aún con poca penetración en España, donde no obstante compite en todos los segmentos con las marcas más conocidas, es capaz de ser el alma de todos los platos de un completo -y complejo- menú degustación.

Equlibrio sin estridencias (y sin azúcar añadido)

Su gran reserva 7 años, con hielo, ginger ale y cáscara de naranja, es ideal para el aperitivo, máxime si se trata, como en este caso, de un plato de jamón Cinco Jotas, ya que se trata de un ron muy equilibrado, sin estridencias y sin azúcares añadidos, al igual que sus hermanos mayores, algo de lo que no todos pueden presumir.

El mismo ron es capaz de dar lugar a un mojito de albahaca rotundo, pleno de sabor y con los tonos cítricos justos para dar la réplica tanto a un bocado de foie, en este caso el bombón de foie y manzana sobre coulis del mismo ron, como a un plato de marisco, que en nuestra experiencia fue el langostino tigre flambeado al ron Flor de Caña sobre nido de verduritas salteadas obra de Miguel Ángel Caserío, una maravilla sin paliativos.

El langostino flambeado con ron, una delicia / Foto: L. Prieto

La versión de 12 años, en cóctel con zumo de naranja natural, fue reservada para los platos fuertes, también elaborados con el mismo ron: merluza asada sobre puerros y presa de ibérico a la brioche. Si bien el maridaje entre bebida y platos no está aquí tan conseguida, en lo que se refiere a los platos el ron es capaz de redondear las recetas dejando un reguero de aromas que enriquecen las propuestas del chef y anticipan la explosión que llega poco después cuando uno se aventura a tomarlo solo.

Acompañado apenas por una finísima cáscara de naranja (que seguramente no necesita), este ron de tono caoba nos lleva de viaje por un itinerario repleto de matices de maderas tostadas, mantequilla y miel, sin abonarse a la muleta de las melazas añadidas, lo que la equilibrio y sobriedad. No cabe duda de que a las grandes marcas que dominan el mercado español les ha salido un serio competidor. Tiempo al tiempo.

Bombón de foie y manzana sobre coulis de ron.
Mojito de albahaca con el ron 7 años.
Flor Fashion, con Flor de Caña 12 años.
Merluza asada a la crema de Flor de Caña.
Taco de prensa con reducción de ron.

 

El punto final: el 12 años solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.