Hinchas del Atlético y el Athletic podrán degustar la gastronomía rumana el 9 de mayo. /Ag

El próximo 9 de mayo, Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao disputarán la final de la Europa League en Bucarest. Más de 20.000 hinchas de ambos equipos se desplazarán a la capital de Rumanía para presenciar en directo el partido del que saldrá el único campeón español de un torneo europeo de fútbol, tras los fracasos de Barcelona y Real Madrid.

Y estos hinchas, que en su gran mayoría no habrán estado nunca en el país balcánico, llegarán temprano a Bucarest, ya que los vuelos chárter son muy madrugadores. Algunos matarán el tiempo y los nervios dando una vuelta por la ciudad o montando en el bus turístico. Otros comenzarán a degustar Ursus, Ciuc, Bergenbier u otras cervezas locales desde tempranas horas. Pero todos, absolutamente todos, terminarán comiendo en algún sitio.

La solución práctica en estos casos es optar por la comida rápida, que además de barata es muy socorrida en ocasiones así. Hamburguesas, perritos calientes, bocadillos de todo tipo… Sin embargo, no faltará quien invierta el tiempo en su fugaz visita a la capital rumana en probar la gastronomía local, en saborear algún plato típico de este país unas horas antes del trascendental partido. Para todos ellos, aquí van unas cuantas recomendaciones:

Para empezar, no se puede dejar de probar el Cascaval Pane, que es algo tan sencillo como queso de oveja empanado. No hay que olvidar que Rumanía es un país quesero y existen numerosas variedades elaboradas con leche de vaca, de oveja y hasta de búfala. Hay quesos blandos, para untar, ahumados, curados… De entre todos, destacamos el Brizna, queso salado elaborado con leche de oveja y original de las regiones próximas a los Cárpatos. Tiene un “hermano”, el Brizna de Burduf, para untar y más picante, fruto de su maduración en cuero. Para algunos es el mejor queso de Rumanía.

Otro plato tradicional de obligada degustación para un buen futbolero es el Mititei, salchichas pequeñas elaboradas con una carne picada muy especiada y que se comen asadas. Pero el plato que caracteriza a la gastronomía rumana es la Ciorba, la sopa rumana por excelencia, ideal si los seguidores rojiblancos se encuentran con mal tiempo al llegar a Bucarest.

Existen ciorbas de muchos tipos, entre las que destacamos la Ciorba de Perisoare, con legumbres y albóndigas especiadas; la Ciorba de Burta, que gustará mucho a los seguidores colchoneros, ya que contiene un ingrediente típico de la gastronomía madrileña, los callos, además de ternera, huevo y ajo, sobre un caldo cremoso que lleva yogur; y la Ciorba Taraneasca, una típica sopa campesina con muchas verduras.

Más carne, que el rumano no es muy partidario del pescado. El Sarmale es un plato tradicional compuesto por rollos de carne picada envueltos en hojas de col, que se sirve acompañado de Mamaliga, una especie de Polenta (puré de harina de maíz). Otra especialidad algo más pesada es el Fasole cu Costita, una suerte de cocido de alubias con costillas de cerdo ahumadas.

Dicen que el Papricas es el plato preferido del Conde Drácula. De hecho, es un guiso propio de la región de Transilvania a base de carne de ternera o de pollo, con cebollas fritas, a la crema o con tomate. Por otra parte, aquel que lea en una carta la palabra Frigarui, que sepa que se trata de lo más parecido a un pincho moruno que puede encontrar en este país. De igual manera, un plato similar a nuestra ensaladilla rusa es la Salata Boeuf.

De postre se puede pedir un rollo de crema o nata, denominado Papanasi, o un Clatite, el habitual crepe con chocolate, mermelada o flambeado que ya se puede encontrar en cualquier rincón del mundo.

VINOS, CERVEZAS, LICORES…

En cuanto a la bebida, Rumanía es un país con una arraigada tradición vitivinícola. Hay tanta variedad de vinos –es el noveno productor mundial- que es difícil decantarse por alguno en concreto. Tamaioasa o Feteasca, ambos de la afamada región de Cotnari, son dos de sus vinos más conocidos que incluso se pueden encontrar en España.

El aficionado rojiblanco también encontrará en Bucarest una amplia oferta cervecera. Como señalábamos más arriba, tres de las marcas más conocidas son Ursus, Ciuc y Bergenbier. Si alguien dice que se va a beber un oso, no se asusten: es que se va a tomar una Ursus, con su característica etiqueta en la que aparece un majestuoso plantígrado.

Los licores rumanos más típicos son la Tuica, una especie de aguardiente de ciruela, y la Palinca, algo más suave que el anterior y que puede ser de ciruela, pera o albaricoque. En cuanto a los combinados, el licor más consumido es el vodka. En Vacance-roumanie.com advierten de que todos los bares los sirven por separado, ya que lo habitual allí es beber primero el vodka y, después, el refresco.

Comentarios

  1. Por favor rectificar: no se llama «brizna» se llama brinza que es la traducción de queso.
    Ciorba de burta no lleva yogurt si no que nata para cocinar y un poco de vinagre. Es riquísima y hay que probarla aunque no en todos los sitios saben prepararla.
    Mamaliga no es una especie de polenta, ES una polenta.
    Mititei no son salchichas si no que se parecen mas a unas albóndigas alargadas y muy muy sabrosas. Se acompañan imprescindible de mostaza y pan y desde luego sin cerveza mejor no probar los «mititei».
    No es verdad que los rumanos no comen pescado. comen y mucho Rumania tiene la mas grande delta de Europa la de Danubio y muchísimo ríos con cantidades de pescado. Se come poco pescado de mar pero mucho de rio.

    Lo que mas van a comer- mititei que traducido significa: pequeñitos. Es lo mejor y seguro pedirán la receta para adoptarla en España. Se puede llegar a comer mas de 20 por persona.

  2. Pues acabo de buscar por curiosidad cómo se dice queso en rumano y me ha salido que es brânză, aunque en blogs lo llaman brinza, brizna…

    También he encontrado muchas recetas de ciorba con yogur. Debe ser que se pueden hacer con nata, con yogur o con cualquier otro lácteo.

    Apenas he encontrado un plato tradicional rumano hecho con pescado, aunque seguro que como dices hay muchísimos. Eso sí, deben ser poco conocidos.

    Llamar a las salchichitas mititei «albóndigas alargadas pequeñas» es… más largo.

  3. Enhorabuena por vuestro trabajo. Lo habeis hecho muy bien. Elena tiene rayon en todo lo que dice. Pero yo creo que a sido bien explicado todo. En cuanto al queso, es verdad se escribe «brânză». En algunos sitios aparece como «brînză» porque antiguamente se escribia asi. Mis mejores deseos.

  4. Hola,

    Me parece un buen post y creo que sirve de gran orientación para que la gente sepa más de la gastronomía rumana. Llevo varios meses viviendo en Rumanía y efectivamente las sopas son buenísimas, perfectas para el duro invierno. Mi queso favorito es el Cascaval aunque confieso que no he probado algunos de los que comentas. Me los apunto y lo haré.

    En cuanto al pescado totalmente de acuerdo. Yo preferiría no probar pescado del Delta por los altos niveles de contaminación existentes, en otras zonas de Rumanía no lo sé, pero en Bucares el pescado en el mercado no es de los más apetecible.

    Los mititei o micis (no se si es lo mismo pero lo que yo he encontrado aquí se escribe mici) son perfectos para comer con cerveza y la mostaza les da un toque genial. Eso si, a diferencia de lo que comenta Elena no creo que se vayan a importar a España puesto que nuestras longanizas resultan más sabrosas y no tienen tanta grasaza (aunque naturalmente algo llevan). Si alguien es capaz de comerse 20 micis creo que automaticamente entraría en el grupo de riesgo de muerte por paro cardiaco.

    Si queréis ver alguna foto y restaurantes de Bucarest podéis visitar mi blog: http://dadaistagastronomico.blogspot.com/

    Saludos

Responder a Alin Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.