Las firmas españolas de aceites de oliva protagonizaron el palmarés del Consejo Oleícola Internacional (COI), que el pasado viernes entregó sus premios anuales a la calidad “Mario Solinas” 2012. Los aceites españoles no tuvieron rival y se impusieron al resto de las aceiteras tanto las europeas, como las del resto de los países que competían.

En total, se presentaron a concurso 111 aceites: uno de Chipre, uno de Egipto, 44 de España, 20 de Grecia, uno de Israel, dos de Italia, 40 de Portugal, uno de Siria y uno de Turquía. Los cinco primeros premios han recaído en marcas españolas.

El primer premio recayó en Aceites Oro Bailen, Galgón 99 de Villanueva de la Reina (Jaén) -categoría verde intenso-; Almazara de Muela de Priego de Córdoba -modalidad verde medio- y Hacienda Queiles de Tudela (Navarra) -categoría maduro-.

El segundo premio fue a parar a Aceites Campoliva de Pegalajar (Jaén) -verde intenso-, Oro de Cánava, SCA Nuestra Señora de los Remedios de Jimena (Jaén) -verde medio- y Aceites Camino de Aníbal, Los Barbechos de Albacete -maduro-.

El bronce de la competición fue para Cortijo La Torre, Aceites San Antonio (Jaén) -verde intenso-, Aroden de Carcabuey (Córdoba) -verde medio- y Sociedade Agrícola Ouro Vegetal de Alferrared, de Abrantes, Portugal) -maduro-.

Los finalistas fueron Potosí 10 (Orcera, Jaén), Agrícola Roda SCA de Oleoestepa (La Roda de Andalucía, Sevilla), Campos de Uleila (Uleila del Campo, Almería), en la categoría verde intenso; y Venchipa, Aceite «O-Med Selection» de Acula (Granada); Almazaras de la Subbética de Carcabuey de Córdoba y Jerónimo Pedro Mendonça de Abreu e Lima de Mirandella (Portugal) en «verde medio». Campos de Uleila, aceitera única por su enclave en el desierto almeriense de Tabernas, ha sido seleccionada por segundo año consecutivo finalista de este prestigioso concurso.

Por último, en la categoría «maduro», han sido finalistas Enolea, Sociedade Agricola de Entroncamento (Portugal), Agricola i Caixa Agraria i Secció de Credit de Cambrils (Tarragona) y Cooperativa de Olivicultores de Valpaços (Portugal).

Los aceites fueron evaluados por una serie de paneles reconocidos por el Consejo Oleícola Internacional según una hoja de valoración en la que se puntuaban sobre 100  las sensaciones olfativas, gustativas y retronasales, así como la armonía, la complejidad y la persistencia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.