Juan Fernández Cuesta, durante el Salón del Vino del diario Abc / Foto: A.González
Juan Fernández Cuesta, durante el Salón del Vino del diario Abc / Foto: A.González

Periodista de larga trayectoria y profundo conocedor del mundo del vino, Juan Fernández Cuesta, autor de la Guía de Vinos del diario Abc, es un convencido del valor del terruño, de la naturaleza que rodea a la uva, como elemento clave a la hora de determinar la calidad del producto final. Para Fernández Cuesta, el terruño es la tierra, sí, pero también el clima predominante, la calidad de la vid y la influencia de la mano del hombre, una influencia, eso sí, que debe ser limitada, respetuosa con el fruto y la propia personalidad que la tierra confiere a cada vino.

Sin embargo, tal como señala en el preámbulo de la Guía, la mano del hombre «a veces es muy alargada, demasiado», de forma que «en España muchos enólogos confunden cuidar, acompañar y vigilar con domesticar y educar como sea a una uva convertida en vino».

Fernández Cuesta sitúa esta preocupante tendencia en una de las denominaciones de origen españolas con más prestigio, Ribera del Duero, aunque otras regiones no están tampoco exentas: «En Ribera del Duero, por desgracia, hay muchísimo vino domesticado sin necesidad, en Rioja es también una tradición pero afortunadamente están mejorando, mientras que en Cataluña prácticamente esto no ocurre», explica a Actualidad Gastronómica.

Lo que más le duele al responsable de la Guía de Vinos de Abc, que se presentó hace unos días en Madrid, es que esta «mano alargada» del enólogo se extienda precisamente en una de las denominaciones con uvas de mayor calidad. «En Ribera del Duero tienen una fruta excepcional, la mejor de España, por eso creo que esa tendencia es una costumbre de los enólogos de allí, que aprendieron así y ahora no saben hacerlo de otra forma, no creo que sea un tema comercial», explica.

«LA PERFECCIÓN NO EXISTE»

La Guía de Abc incluye medio millar de vinos de menos de 35 euros, ya que está dirigida a todo aquel que quiera comprarse un vino «a buen precio», si bien apenas hay una decena de elegidos por encima de los 30 euros. Además, el hecho de superar los 30 euros no asegura siempre un lugar preeminente en la parte noble de la Guía. Que se lo digan sino al Geol 2009 de Tomàs Cusiné (Costers del Segre), que con un precio de 18,50 euros consigue 96 puntos, o al Adega do Moucho, un vino de Ribeiro que ha logrado 96 puntos y que «lo tiene todo, todo, todo» por 25 euros la botella.

No obstante, el Ferrer Bobet, del Priorato, el mejor valorado de la historia de la Guía con 97 puntos, o el Teixar, un monovarietal de garnacha del Montsant de Vinyes Domènech, sí se acercan un poco más, pues se venden a 30 euros. La Guía no incluye ningún vino de 100 puntos, ni es previsible que lo haga en el futuro, ya que según explica su principal artífice «la perfección no existe», y tampoco en el mundo del vino.

Para cerrar la Guía su autor se ha visto inmerso en la apasionante tarea de catar unos 1.500 vinos en apenas dos meses (octubre y noviembre). Para ello ha distribuido los vinos en sesiones de 10-15 vinos, dando los convenientes descansos al paladar y a la pituitaria, si bien Fernández Cuesta no parece sobrepasado por el esfuerzo, sino muy cómodo con una tarea que, a su juicio, requiere de ciertas cualidades innatas. «Para ser un buen catador de vinos hay que tener unas aptitudes innatas y luego educarse y tratar de aprender muchísimo todos los días; si no quieres aprender no llegarás a ningún sitio», explica.

Aunque dos de cada tres vinos catados no han tenido cabida finalmente en la Guía (que está disponible actualmente a través de Kiosko y Más y se puede solicitar llamando al diario), Fernández Cuesta considera que, en general, los vinos españoles tienen un buen nivel y, lo que es mejor noticia, están mejorando. «Nos queda que en Ribera del Duero que hagan las cosas mejor, y Rioja está experimentando un cambio absoluto a mejor».

Por último, preguntado por su vino favorito, este experimentado catador de miles de vinos no lo duda: el Château d’Yquem, uno de los más célebres del mundo, procedente de la región francesa de Sauternes. Sus razones para quedarse con un vino tan exclusivo: «Por distinto, por especial y porque te enamora».

Comentarios

Responder a Alba Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.