sergiarola

Después de que el Ministerio de Hacienda cerrara la bodega del restaurante Gastro en Madrid por impago de las deudas contraídas con organismos públicos, su propietario, Sergi Arola ha tenido que cerrar el establecimiento. «Así me pagan todos estos años de servicio de representación a mi país», lamentó el chef en declaraciones a Efe antes de embarcarse hacia París, donde hace un año está al frente de los fogones del Hotel W Opera. La Agencia Tributaria puede iniciar un procedimiento de embargo por las deudas que gestiona, pero los propietarios tienen fe: «saldremos de ésta».

El restaurante debe 308.000 euros: 148.000 a Hacienda y 160.000 a la Seguridad Social, 160.000. No obstante, los trabajadores “estaban motivados”, según Fort, ya que la clientela de Gastro había aumentado en 300 comensales más que el año pasado, por lo que los trabajadores habían hecho un esfuerzo y «habían aceptado una rebaja de la nómina». Este mediodía, con unas 40 personas en el establecimiento, «un grupo de funcionarios de Hacienda ha precintado la bodega, una mesa de la sala y el espacio de coctelería tras realizar un inventario de los activos del local», concretó la jefa de sala del restaurante de Arola y también esposa del chef, Sara Fort.

Gastro, que tiene dos estrellas Michelín, quedará cerrado por el momento y, si no encuentran una solución, deberán empezar de nuevo, según Fort, quien agregó que han intentado devolver a Hacienda mensualmente una cantidad de 2.500 euros para liquidar su deuda desde hace ocho meses, pero que no disponen del aval que les han pedido. «Todas mis propiedades están aquí dentro», afirmó Fort, que este lunes quedó finalista como mejor jefa de sala en los Premios Nacionales de Gastronomía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.