Foto: David van der Mark
Foto: David van der Mark

El precio es un factor que interviene de forma considerable en la forma en la que disfrutamos de una comida, según los resultados de un estudio de la Universidad de Cornell que investigó la experiencia de los clientes en un bufé libre al norte de Nueva York (Estados Unidos).

Los participantes que más pagaron por el bufé percibieron la comida como más sabrosa y sintieron una menor sensación de haber comido en exceso y de culpabilidad tras la experiencia.

Según explica Brian Wansink, profesor de la Escuela Dyson de Economía Aplicada y de Gestión de la Universidad de Cornell que supervisó la investigación, “fue fascinante descubrir que el precio tiene un impacto tan pequeño en la cantidad de lo que comemos pero un impacto tan grande en cómo interpretamos la experiencia. La simple reducción del precio de la comida en un restaurante produce un efecto espectacular en cómo los consumidores evaluan y aprecian la comida”.

Los resultados del trabajo se presentaron durante el encuentro ‘Experimental Biology 2014’, la reunión anual de la Sociedad Americana de Nutrición celebrada en San Diego (Estados Unidos).

Los investigadores se pusieron de acuerdo con un bufé italiano de calidad al norte de Nueva York para estudiar cómo el precio afecta a las percepciones de los clientes. Presentaron a 139 comensales un menú que ofrecía para el bufé libre un precio de 4 u 8 dólares. Se pidió luego a los clientes que evaluaran la comida y el restaurante y que tasaran su disfrute de la comida en tres momentos temporales en una escala de nueve puntos.

Aquellos que pagaron 8 dólares por el bufé dijeron que habían disfrutado de su comida de media un 11 por ciento más que aquellos que pagaron 4 dólares, aunque los dos grupos comieron la misma cantidad de comida de forma global.

MAS CULPABLES AL PAGAR MENOS
Las personas que pagaron el precio más bajo también dijeron que sentían la sensación de haber comido en exceso, se sentían más culpables sobre la comida y decían que les había gustado menos la comida y habían disfrutado menos a lo largo de ella.

“Nos sorprendimos del patrón tan llamativo que observamos. Si la comida está al alcance, se va a comer pero el precio afecta en gran medida a cómo te sentirás sobre la comida y cómo evaluarás el restaurante”, señala Ozge Sigirci, investigador del Laboratorio sobre Alimentación y Marca de la Universidad de Cornell que dirigió el estudio.

El estudio no aborda de forma directa las implicaciones para la salud pública de este tipo de restaurantes pero los investigadores señalan que los resultados podrían ayudar a mejorar la experiencia del consumidor en este tipo de restaurantes.

“Si eres un consumidor y quieres comer en un bufé, lo mejor es que acudas al más caro que puedas permitirte. No comerás más pero tendrás una experiencia global mejor”, señala Wansink.

El estudio se incluye dentro de una línea de investigación que aporta información sobre cómo se pueden manipular la conductas saludables a través de pequeños cambios, como exponer de forma más visible los alimentos más sanos o utilizar un plato de menor tamaño para la comida.

“Esto es un ejemplo de cómo un cambio realmente pequeño puede transformar la forma en la que una persona interactúa con los alimentos de una manera que no implica hacer dieta”, concluye Wansink.

Comentarios

  1. . Vino sin sulfitos : En Francia han decidido no echar sulfitos, pensando en la salud y en la economía, pqe esto supone vender a los naturistas d paises extrangeros, tener que fabricar toneles dando tajo a la gente, recuperar trabajos artesanales, hacerselo todo ellos, dar trabajo a silvicultores que cuiden los bosques de robles para las barricas y poder beber mas vino osea vender mas, al ser menos cabezón estando luego como una rosa. Mientras, aqui con su mentalidad de rancio abolengo anquilosada de señotitos aristócratas, han decidido incluso decir que los sulfitos son cosa que va al hacerse el vino y no se puede quitar y mas sandeces. Si Francia es la segunda potencia de la EU es pqe se lo hacen todo ellos y porque compran lo que se fabrica cerca. En vez de comprar una patente o importar, patentan una nueva, la venden y exportan…aunque tbn son especialistas en el marketing del lujo: dicho por un anciano francés de Alsacia, en la región de Champagna plantaron viñas pqe no servía para nada la tierra de lo mala que era, y para poder vender ese vino le tuvieron que echar gas…¿ Y como es posible que siendo España el primer productor mundial de vino sea proporcionalmente el mas caro, sino es por la mentalidad de señoritos terratenientes aristócratas rancios que viven del cuento y de engañar? Luego dicen que el consumo ha bajado y tal y tal…se quejan pero no hacen nada…lo dicho…Vino sin sulfitos ¡YA!, ( es menos resacoso y cabezón). In vino veritas. El vino es la llave del portón del Alma

  2. “Si eres un consumidor y quieres comer en un bufé, lo mejor es que acudas al más caro que puedas permitirte. No comerás más pero tendrás una experiencia global mejor”, señala Wansink. Joder, qué descubrimiento!!! Yo siempre quiero pasarla bien en vacaciones, y me contentaba con invertir un salario más o menos, ahora lo que voy a hacer es hipotecarme cuatro o cinco años para poder ir a las islas Fidji, seguro que tendré una «experiencia global» mejor … y es que estoy seguro que un «cambio realmente pequeño» puede mejorar mi experiencia!!! …..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.