antioxidantes

El nivel total de antioxidantes en la dieta de las personas, como el licopeno, betacaroteno y vitaminas C y E que se encuentran en muchos alimentos, no está relacionado con el riesgo de desarrollar o no un accidente cerebrovascular o demencia, según concluye un nuevo estudio publicado en la revista ‘Neurology’, a diferencia de los hallazgos de investigaciones anteriores.

Según la autora del estudio, Elizabeth E. Devore, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard en Boston (Estados Unidos) y del Centro Médico Erasmus en Rotterdam (Países Bajos), estos resultados son «interesantes» en contra de otros estudios que han sugerido que los antioxidantes pueden proteger contra el ictus y la demencia.

En este sentido, señala que sí es posible que los antioxidantes individuales o los principales alimentos que aportan los antioxidantes, más que el nivel total de antioxidantes en la dieta, contribuyan a un menor riesgo de demencia e ictus encontrado en estudios anteriores.

En esta nueva investigación participaron 5.395 personas mayores de 55 años o más que no tenían signos de demencia al inicio del análisis, que completaron cuestionarios sobre la frecuencia con la que comieron 170 alimentos concretos durante el último año. Los investigadores analizaron a los participantes a lo largo de una media de casi 14 años.

Los participantes se dividieron en tres grupos: niveles bajos, moderados y altos de antioxidantes en la dieta. Durante el estudio unas 600 personas desarrollaron demencia y cerca de otras 600 tuvieron un accidente cerebrovascular, pero los autores concluyen que las personas con altos niveles de antioxidantes no fueron más o menos propensos a desarrollar la enfermedad cerebral que aquellas con bajos niveles de antioxidantes.

Devore observó que aproximadamente el 90 por ciento de la diferencia en los niveles de antioxidantes en el estudio fue debido a la cantidad de café y té que se bebía, que contienen altos niveles de antioxidantes no tradicionales tales como los flavonoides. «Esto difiere de un estudio italiano que encontró que los niveles más altos de antioxidantes totales se asociaron con un menor riesgo de accidente cerebrovascular, donde la variación de café y té era menor y la contribución de las bebidas alcohólicas, frutas y verduras fue mayor», concluye.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.