comer

Una nueva investigación arroja luz sobre un nuevo factor relevante a la hora de bajar de peso: el momento de comer. Científicos del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH) de la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos), en colaboración con la Universidad de Murcia y la Universidad de Tufts (Estados Unidos), revelan que no es simplemente qué se come, sino también cuándo se come, lo que puede ayudar a perder peso, ya que las personas que realizan sus comidas a una hora temprana pierden más peso que aquellas que lo hacen más tarde.

«Este es el primer gran estudio prospectivo para demostrar que el momento de las comidas para bajar de peso predice su eficacia», afirma Frank Scheer, director del Programa de Cronobiología Médica y neurocientífico asociado en BWH, profesor asistente de Medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y autor principal de esta investigación. Y añade: «Nuestros resultados indican que los que comen tarde muestran una menor tasa de pérdida de peso y ésta es significativamente menor que los que comen temprano, lo que sugiere que el horario de las comidas importantes puede ser un factor relevante en un programa de pérdida de peso«.

Para evaluar el papel de los alimentos en el momento de la efectividad para bajar de peso, los científicos estudiaron a 420 participantes con sobrepeso en un programa para bajar peso durante 20 semanas en España, que fueron divididos en dos grupos: los que comen temprano y los comedores tardíos de la comida principal, es decir, la del mediodía, en la que se ingieren el 40 por ciento de las calorías totales diarias.

Los investigadores descubrieron que los comedores tardíos, los que hacían la ingesta de los alimentos después de las tres de la tarde, perdieron significativamente menos peso que los que comían antes de esa hora, además de mostrar un ritmo mucho más lento en la pérdida de kilogramos. Las personas que comían más tarde también tenían una menor sensibilidad estimada a la insulina, un factor de riesgo para la diabetes, según el estudio, publicado en ‘International Journal of Obesity.

En la investigación, los autores encontraron que el tiempo de las otras comidas menores (desayuno, cena…) no jugó un papel tan importante en el éxito de la pérdida de peso. Además, se analizaron otros factores adicionales, como la ingesta total de calorías, el gasto de las mismas, las hormonas del apetito leptina y grelina y la duración del sueño pero los científicos no encontraron diferencias entre ambos grupos, lo que sugiere que el momento de la comida es un factor importante e independiente en el éxito de pérdida de peso.

«Este estudio pone de relieve que el momento de la ingesta de alimentos en sí puede jugar un papel importante en la regulación del peso», añade Marta Garaulet, profesora de Fisiología en la Universidad de Murcia y autora principal del estudio. A su juicio, las novedosas estrategias terapéuticas deben incorporar no sólo la ingesta calórica y de distribución de macronutrientes, como se hace habitualmente, sino también el momento de la comida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.