La ministra Isabel García Tejerina / Foto: Ministerio de Agricultura.
La ministra Isabel García Tejerina / Foto: Ministerio de Agricultura.

El Gobierno tratará de que el excedente de frutas y hortalizas generado por el veto ruso sea destinado en su mayor parte a asociaciones benéficas españolas, según anunció este lunes la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. «Trataremos de organizar que la mayor parte de la fruta que se retira del mercado vaya a asociaciones benéficas españolas, y si podemos, también a hacer cooperación internacional», explicó la ministra en una entrevista en Onda Cero antes de reunirse con la distribución y el sector de frutas y hortalizas para tratar las consecuencias del cierre del mercado ruso el pasado 7 de agosto.

La ministra, que señaló que a los excedentes se les pueden dar también otros usos como el biogás o el compost, explicó que en el momento actual la principal preocupación del Gobierno es «que no se deterioren los precios en el mercado comunitario», al que van a parar el 75% de las exportaciones españolas. «Es el mercado que tenemos que trabajar por sostener», añadió la ministra, que recordó que la Comisión Europea ha aumentado del 5% al 10% el porcentaje de la producción que se puede retirar del mercado con financiación comunitaria.

En cuanto al impacto que tendrá la medida rusa, García Tejerina recordó que el año pasado las exportaciones españolas de productos hortofrutícolas ascendieron a 337, cifra que ha sido de 107 millones de enero a mayo de este año.

De forma paralela, el Gobierno tiene previsto constituir un grupo de trabajo para fomentar la diversificación de los destinos, es decir, para buscar nuevos mercados, algo que ya era «uno de los objetivos fundamentales del Gobierno» a principios de la legislatura. No obstante, admitió que abrir nuevos mercados extracomunitarios «requiere mucho tiempo por todos los requerimientos sanitarios» que establecen los países de origen.

INCENTIVAR CONSUMO INTERIOR

Por otro lado, y con el fin de paliar las consecuencias del cierre del mercado ruso, el Gobierno impulsará campañas de fomento de consumo interior de fruta y verdura españolas. «Veremos con la distribuición alguna medida para incentivar el consumo de frutas y hortalizas nacionales» en el marco del fomento de la dieta mediterránea, explicó García Tejerina, que recordó que «hay países como Bélgica o Francia donde el propio movimiento ciudadano ya está tomando medidas para aumentar el consumo de frutas y hortalizas de origen nacional.

Por último, la titular de Agricultura espera que l veto se pueda suavizar por el propio malestar de los ciudadanos rusos. «Estoy segura de que los consumidores rusos van a echar de menos algo que es insustituible, porque el queso manchego o el parmesano italiano no los pueden traer de ningún otro destino». «La población rusa de alguna manera también va a ser perjudicada por esta decisión», añadió.

El cierre del mercado ruso afecta, en el caso de España, a un 1,8% de las exportaciones de los productos agroalimentarios y pesqueros que se envían a todo el mundo, según datos ofrecidos la semana pasada por el Ministerio. Esto supondría en valor, según datos de 2013, un total de de 337 millones, “una cantidad que sería menor en 2014 por el cierre del mercado ruso a la carne de porcino y que, en términos relativos, no sería demasiado significativa”, según apuntó entonces García Tejerina.

La ministra señaló que tiene especial repercusión el hecho de que el cierre se haya producido para el conjunto del mercado comunitario, “lo que supone exportaciones del conjunto de los Estados Miembros, por valor de 5.252 millones”. Por ello, ha subrayado, “se deberá realizar un seguimiento puntual del impacto en el mercado comunitario, y habrá que poner en marcha medidas urgentes para paliar las repercusiones en el conjunto de la Unión Europea”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.