Beber alcohol hace que el cerebro libere endorfinas, los neurotransmisores que proporcionan la sensación de placer. Esta es la conclusión de un estudio realizado por investigadores del Centro Médico Ernest Gallo de la Universidad de San Francisco (Estados Unidos).

En concreto, el estudio describe por primera vez en seres humanos cómo el consumo de bebidas alcohólicas lleva a la liberación de endorfinas en el núcleo accumbens y el córtex orbitofrontal, las áreas cerebrales relacionadas con las sensaciones de placer y recompensa.

«Es algo con lo que habíamos especulado durante 30 años, basándonos en estudios con animales, pero hasta ahora no se había observado en seres humanos», explica Jennifer Mitchell, directora de proyectos clínicos en el citado centro de investigación.

Según explica esta investigadora, este estudio, que ha sido publicado en la revista Science Translational Medicine, «proporciona la primera evidencia científica de cómo el alcohol hace a la gente sentirse mejor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.