Cualquier día es bueno para hacer un esfuerzo, rascarse el bolsillo y darse un homenaje. Pero qué mejor que el 19 de marzo, Día del Padre, para invitar a tu padre o dejar que él te invite y celebrar un día tan especial. Desde Actualidad Gastronómica nos hemos atrevido con una lista de sugerencias, tanto para las comidas como las cenas, para hacer de esta festividad de San José un día inolvidable. Si optas por alguno de estos sitios te garantizamos que no fallarás. Estas son nuestras recomendaciones:

 

PARA COMER

  • Asador Zubiondo. Avenida de Roncesvalles, 1. Huarte-Pamplona.

Típico asador navarro para comer en familia con un entorno agradable junto al río Ulzama y una de sus cascadas, rodeado de árboles y césped, un regalo para la vista del que se puede disfrutar desde las diversas mesas que hay junto a los ventanales del restaurante. Obligatorio probar su excelente chuletón, el relleno (parecido a la morcilla pero con huevo en lugar de sangre) con salsa de tomate, la tortilla de bacalao y las piparras (guindillas frescas) salteadas. También son aconsejables los postres, como su tarta de queso (se pueden pedir medias raciones). Pero cualquier elección de su carta es un acierto seguro.

  • La Vaca Picada. C/ Tierra de Melide esquina C/ Mirallos. Madrid.

Nos decantamos por uno de sus tres restaurantes en Madrid, el situado en el barrio de Las Tablas. Su variada oferta de comida rápida de calidad al más puro estilo americano hará las delicias de pequeños y mayores. Sus hamburguesas gourmet se han ganado una merecida fama en los últimos años merced a su exquisita carne. No en vano, La Vaca Picada figura últimamente en toda lista de las mejores hamburguesas de la capital que se precie. Ideal para todo aquel que reniegue de la comida rápida.

  • Bar A Ría. Carretera de Laxe a Ponteceso, al pasar por As Grelas (A Coruña).

Está situado en la ría Laxe-Corme, en la Costa da Morte coruñesa. Es un buen sitio para llevar a padres, para que coman su famosa tortilla elaborada con huevos de corral de sus propias gallinas y las inmejorables patatas de la zona. «Cuando seas padre, comerás huevos», se suele decir. Ofrece también mejillones criados en la ría, pulpo, calamares fritos, cigalitas, croquetas, y percebes calentitos, entre otras sabrosas viandas. Cuenta con terraza para comer al aire libre si hace buen tiempo. Precio muy razonable, que nos permitirá incluso invitar a un padre o dos si les queremos mucho. Después o antes de comer es obligada una visita a alguna de las ‘feticeiras’ playas de la Costa da Morte, como la de Barra, situada más o menos en medio de la ría.

  • El Torreón. Cristo del Pardo s/n, El Pardo (Madrid).

Ideal para ir a comer con niños. Encuadrado en el Monte de El Pardo, dispone de varios salones y jardines. En su carta encontramos una amplia variedad de platos, aunque su especialidad son las carnes de caza (Judías pintas con venado, Corzo a la Cazadora, Conejo al Ajillo), así como los asados. Después de comer, se puede pasear por los alrededores, en plena naturaleza, y ver ciervos y otros animales silvestres.

  • El Recreo Peral. Ctra. Cuenca-Tragacete, Km. 1. Cuenca.

En la orilla izquierda del Júcar según te acercas a Cuenca, el Recreo Peral tiene capacidad para unas 100 personas, lo que lo hace muy recomendable para grupos familiares grandes. Los platos son los típicos de Cuenca: morteruelo, zarajos, carnes variadas y bastantes guisos, con un toque de cocina moderna. Situado al lado del antiguo juego de bolos de Cuenca, se puede fumar en alguna zona.

  • Alquería del Brosquil. Casa El Llarc 1, Castellar, Valencia.

Este restaurante es ideal para un almuerzo. Situado en las afueras de Valencia, en una antigua alquería, está rodeado de huertas, sobre todo campos de naranjos. Su especialidad son los arroces, y tienen platos típicos muy buenos como la titaina, que lleva atún, tomate y pimiento rojo. Los postres son caseros, y hacen un flan de naranja excepcional.

 

PARA CENAR

  • La Barca del Salamanca. Moll de Gregal, 13. Barcelona.

Situado en el Port Olímpic de Barcelona, dispone de una terraza en la que se puede saborear un magnífico y sabroso arroz al borde del mar, rodeado de barcos y a un precio asequible. Exquisito también el jamón ibérico de Salamanca, y todo tipo de pescados y mariscos frescos. Tienen un vivero en el que se puede elegir el marisco que quieres comer. El restaurante La Barca del Salamanca dispone de unas estupendas vistas. Por su ubicación es ideal para disfrutar de una buena comida tanto de día como de noche. Tras la cena se puede tomar una copa en cualquiera de los garitos del paseo marítimo, o quitarse los zapatos y pasear por la playa de la Barceloneta.

  • Restaurante Burela. Calle del Nardo, 2. Madrid.

Se puede degustar, por ejemplo, una completa mariscada de productos gallegos. Sirve además una de las mejores merluzas a la gallega de la capital, muy apreciadas siempre por los progenitores inteligentes y con buen gusto.

  • Flanigan. Paseo de Puerto Portals, Mallorca.

Cenar con los lujosos yates que pueblan Puerto Portals al lado no tiene precio. O sí, porque el Flanigan, lugar frecuentado por el Rey en sus estancias estivales en la isla, no es precisamente un restaurante barato. Pero no hay que preocuparse: desde hace unos años, Flanigan ha dispuesto un anexo en su terraza donde ofrecen todo tipo de tapas. Así, por un precio más razonable y en pleno epicentro de la jet set de la isla, se puede disfrutar de unas riquísimas croquetas de jamón, de un mollete con jamón ibérico, de una tortilla española en su punto o de unos crujientes calamares a la romana.

  • Restaurante Es Mollets. C/ Sirena, 1. Es Portixol, Mallorca.

En este puerto pesquero, menos turístico que otros de la isla, el restaurante Es Mollets destaca por su gran variedad de pescado fresco de Mallorca. Para cenar el día del padre (está abierto a partir de las 20 horas),  Ag recomienda pedir una mesa en la terraza, si el tiempo acompaña, con la finalidad de poder degustar las delicias del mar escuchando el sonido del agua y respirando el aire de la costa. Es aconsejable probar el Gallo de San Pedro, un pescado propio de las aguas del Mediterráneo aunque cada vez más difícil de encontrar, con un sabor parecido al rodaballo pero de mayor calidad. Para indecisos, se puede optar por una degustación de sus pescados.

  • El Piripi. C/ Oscar Esplá, 30. Alicante.

En la esquina entre la calle Óscar Esplá y Castelar, se encuentra el restaurante Piripi, un esquinazo de lujo donde disfrutar de los mejores platos de la cocina de mercado alicantina. El «hermano pequeño» de Nou Manolín, restaurante parental, es una pequeña golosina para celebrar el día del padre. Que papá saque la cartera y os deje pedir una de Gambón Rojo, con mayúsculas.

  • Sal Gorda. Avda. Cánovas del Castillo, 12. Málaga.

Situado al principio de la playa de La Malagueta, muy cerca del puerto y de la plaza de toros. Este restaurante se ha convertido en un lugar de paso obligatorio para los amantes del buen marisco y del pescaíto frito. Las cigalas, las gambas y los mejillones son recomendables, disponen de una buena carta de vinos y tiran muy bien la cerveza.

Comentarios

  1. Igual me acerco a la Vaca Picada, tiene buena pinta y los niños siempre agradecen una buena hamburguesa, no las del Burger o el McDonalds. Conozco la Alquería del Brosquil, y es estupendo. Lástima que pille un poco lejos de Madrid, aunque ahora con el Ave… Muy buena la lista, por cierto. Habrá que ir probando.

  2. La terraza de Flanigan ahora en invierno está cerrada o mejor dicho no tieme actividad.Pero ok con lo que decís.
    Hay un restaurante en el Puerto de Andratx «Casa Galicia»C/ Isaac Peral, 52
    que se come un gallo de San Pedro con aros de cebolla yk ajos, todo frito que cuando lo ponen en la mesa no sabes si comertelo o cantarle una salve.
    Buenisimo.

Responder a MORSOTAN Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.