El chef Joaquín Felipe, con una copa de aceite de cornicabra / Foto: Juan Carlos Morales
El chef Joaquín Felipe, con una copa de aceite de cornicabra / Foto: Juan Carlos Morales

El chef Joaquín Felipe ha elaborado un menú especial, con motivo de la Semana Degustación de Maridajes con aceite de Montes de Toledo, para mostrar la versatilidad del aceite de cornicabra, maridándolo con pescados, carnes e incluso postres.

Desde hoy y hasta el próximo domingo, 23 de diciembre, el Restaurante Joaquín Felipe (Paseo de la Habana, 3) ofrece a sus clientes la posibilidad de disfrutar del sabor tan peculiar del aceite de cornicabra en distintos platos, con bodega incluida, al precio de 30 euros.

El aceite de la variedad cornicabra es reconocido como uno de los más saludables del mundo gracias a sus propiedades. Procedente de la Denominación de Origen Protegida Montes de Toledo, se trata del último aceite del año, elaborado con la aceituna más tardía, lo que permite alcanzar su estado ideal de maduración y conseguir aceites con las mejores propiedades organolépticas.

Además, su elevado porcentaje de ácido oleico y antioxidantes, especialmente polifenoles, previene las enfermedades cardiovasculares, enriquece las células, las fortalece en su lucha contra la vejez y alarga la vida.

Durante la presentación de esta Semana Degustación, el responsable de la Fundación del Consejo Regulador de la D.O. Montes de Toledo, Enrique García-Tenorio, ha presidido una cata de aceite de cornicabra, en el que se han podido apreciar los aromas a manzana y almendra verde, su peculiar color verde y su característico sabor amargo y ligeramente picante que le convierten en uno de los aceites más valorados del mundo.

Utilizando este ingrediente fundamental, el chef Joaquín Felipe ha diseñado un menú donde saca partido del inconfundible sabor natural del aceite de cornicabra, que potencia los de aquellos alimentos que acompaña.

 

Ceviche de pez mantequilla aliñado con aceite de cornicabra/Foto: Juan Carlos Morales
Ceviche de pez mantequilla aliñado con aceite de cornicabra/Foto: Juan Carlos Morales

El menú comienza con un “ceviche de pez mantequilla aliñado con aceite cornicabra”, en el que el sabor del aceite se complementa perfectamente con el de los cítricos utilizados en la maceración del pescado.

A continuación, el chef ofrece un “bacalao confitado con emulsión de cítricos y aceite de cornicabra”, donde se puede apreciar el punto picante que ofrece esta variedad de aceite. Cierra el menú un “solomillo de jabalí asado con tempura de calabacín”, quizás el plato en el que menos sobresale el sabor del aceite.

Y para demostrar la versatilidad del aceite de cornicabra, el chef Joaquín Felipe sorprende a los comensales con un “potito cornicabra” a base de yogur natural, helado de aceite y frutos rojos: una excelente explosión de sabores.

Bacalao confitado con la emulsión de cítricos y aceite de cornicabra/Foto: Juan Carlos Morales
Bacalao confitado con la emulsión de cítricos y aceite de cornicabra/Foto: Juan Carlos Morales

 

Solomillo de jabalí asado con tempura de calabacín
Solomillo de jabalí asado con tempura de calabacín/Foto: Juan Carlos Morales

 

Potito cornicabra /Foto: Juan Carlos Morales
Potito cornicabra /Foto: Juan Carlos Morales

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.