Paella del autor´dedicada a todos los seguidores de AG / Foto:A. González

Hacer una lista de sólo diez establecimientos que sirven arroces valencianos imponentes es, de entrada, un ejercicio de minimalismo, parcialidad, discriminación (positiva) y, claro, predilección personal. Se podría hacer una lista muy rigurosa en la que hubiera medio centenar de establecimientos, pero por ahora nos conformamos con señalar a diez que, por su maestría en el difícil arte de darle al punto a los arroces valencianos en sus distintas variantes, y por la huella que han dejado en nuestra memoria gustativa, seguro que no dejarán a nadie indiferente.

1. La Marcelina. Situado en la playa dela Malvarrosa de Valencia, uno de los dos lugares del mundo (el otro es El Palmar) que concentra más arrocerías de nivel en menos espacio,La Marcelina es todo un clásico. Todos sus arroces están buenos, pero su arròs del senyoret (paella de marisco para sibaritas y vagos, con sus crustáceos ya peladitos) es difícilmente superable. Avenida Neptuno 8. Playa Las Arenas. Valencia. Spain. Tel. 963 712 025 / 963 723 316. Precio medio: 40 euros.

2. Nou Racó. Versión renovada de un clásico de la gastronomía dela Albufera, el Racó de l’Olla, el Nou Racó mantiene la calidad de sus arroces y juega a su favor con la baza de un entorno incomparable. Es un placer de dioses tomarse cualquiera de sus paellas con un buen blanco fresquito en una de las mesas al aire libre que, sobre un manto de césped, besan las aguas salobres del lago. También disponen de una azotea chill out para contemplar por la tarde uno de los mejores atardeceres del planeta mientras se degusta un buen gin tonic. Carretera de El Palmar, 21. 961 62 01 72. Precio medio: 40-60 euros.

3. La Pepica. Sí, ya sé que es demasiado previsible, que es un clásico y que todo el mundo lo conoce, pero sigue sin defraudar y merece estar en la lista. Este más que centenario establecimiento, decano de la hostelería valenciana, es uno de los lugares que hay que visitar antes de morirse. Cualquier arroz está bueno, pero la paella de marisco es suculenta, vibrante. Paseo de Neptuno 2, 6 y 8. Valencia. 96 371 03 66. Precio medio: 40 euros.

4. Canyamel. A priori un local que recibe autobuses de personas de la tercera edad y celebra comuniones no parece el candidato idóneo para figurar en una lista de alta gastronomía. Sin embargo, muchas veces las apariencias engañan y el arròs a banda de este popular restaurante de El Palmar no tiene rival. Toda una experiencia para no perderse que se redondea con un buen guiso de all i pebre de primero y, claro, un viajecito el barca por l’Albufera para hacer la digestión. Calle Albufera, 21. El Palmar. 96 162 02 63. Precio medio: 25-35 euros.

5. La Genuina. Quedan muy pocas barracas antiguas y visitables, yLa Genuina se asienta precisamente en una de ellas. Su cocina es auténtica y está llena de sorpresas en forma de platos tradicionales que se fueron perdiendo con el tiempo y que muchos, sobre todo los de fuera de Valencia, no conocen. Es, por ejemplo, el caso del arnadí, el postre de calabaza de origen musulmán que cada vez se encuentra en menos sitios.La Genuina tiene muchos atractivos, pero figura en esta lista por su arròs amb fesols y naps (arroz con alubias y nabos), un contundente guiso de arroz caldoso que es uno de los platos más contundentes de la gastronomía levantina. Eso sí, es mejor esperarse al invierno para atreverse a atacarlo, aunque siempre hay valientes. Carrera del Riu, 283. Pinedo (Valencia). Precio medio: 30 euros.

6. Samm. El Samm sorprende porque está en Madrid, y sin embargo su cocina hace que uno se sienta transportado de lleno a las tierras del Turia. Dicen por ahí que traen el agua de Valencia. No lo sabemos, pero sí sabemos que Samm, junto con otros comoLa Albufera o St James, es uno de los atrevidos que se atreven con las paellas valencianas en Madrid y salen airosos. Además, sus mesas redondas permiten uno de los mayores placeres del que escribe estas líneas, que no es otro que atacar la paella cuchara en mano directamente en su recipiente original. Carlos Caamaño 3. Madrid. 91 345 30 74. Precio medio: 50 euros.

7. El Brosquil. Antigua alquería situada entre huertas, entre Pinedo y Castellar-Oliveral, El Brosquil es un local bien plantado, que se ha puesto de moda con razón porque ofrece auténtica cocina valenciana a buen precio y aportando además un toque de innovación. Los arroces están todos buenos, y además esconde buenas sorpresas como la titaina valenciana, un tradicional plato del Cabanyal que consiste en un suculento sofrito sofrito de de tomate, pimiento rojo asado, piñones, ajo y ventresca de atún. Precio medio: 45 euros. 96 375 79 70.

8. El Carranc. La cosa va de clásicos. Aunque ha cambiado recientemente de ubicación, este restaurante de El Perelló nunca defrauda con su caldoso arròs amb carranc (con buey de mar). Está bueno todo el año, pero si uno se atreve con él desde mayo hasta septiembre tendrá que acostumbrarse a degustarlo mientras unos gruesos goterones de sudor ruedan por sus mejillas. Imponente escena. 96 177 76 58. Precio medio: 35 euros.

9. L’Albufera. El restaurante del Hotel Meliá Castilla de Madrid es otro de los que lleva años librando la batalla en la capital por ofrecer arroces valencianos de calidad. Y es que, lejos de ese concepto tan madrileño de “paella” como sinónimo de arroz cocido con tropezones diversos, L’Albufera ofrece unas paellas muy respetables, y tiene uno de los mejores arroces negros de la capital. Merece una visita. 91 567 51 97. Precio medio: 45 euros.

10. Casa Carmina. No podían faltar aquí Casa Carmina y sus paellas con personalidad propia, como la de sepia y alcachofas, todo un descubrimiento; o su arroz caldoso de setas y rape. C/Embarcadero, 4. El Saler. 96 183 02 54. Precio: 50 euros.

Comentarios

Responder a andres Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.