clarahuevo

La clara de huevo, usada a menudo para sustituir a los huevos enteros entre los consumidores conscientes de que la yema sube los niveles de colesterol, posee además un componente que puede tener un efecto beneficioso en la reducción de la presión arterial, según un estudio presentado en la 245 ª Sesión y Exposición Nacional de la Sociedad Americana de Química, que se celebra hasta este jueves, 11 de abril.

«Tenemos pruebas de laboratorio de que una sustancia presente en la clara de huevo, que es un péptido, uno de los componentes básicos de las proteínas, que reduce la presión arterial tanto como una baja dosis de ‘Captopril’, un medicamento contra la presión sanguínea alta», explica el líder del estudio, Zhipeng Yu, de la Universidad de Jilin (China).

Yu y sus colegas, de la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur (Estados Unidos), utilizaron un péptido llamado RVPSL, pero, previamente, descubrieron que la sustancia era un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA), que tiene una poderosa capacidad de inhibir o bloquear la acción de la ACE, una sustancia producida en el cuerpo que aumenta la presión arterial.

Los resultados de la alimentación a ratas de laboratorio con presión arterial alta con la sustancia fueron positivos, mostrando que RVPSL no tiene efectos tóxicos aparentes y disminuye la presión arterial en cantidades comparables a bajas dosis de Captopril. «Nuestros resultados apoyan y mejoran conclusiones anteriores sobre este tema. Fueron lo suficientemente prometedores como para seguir adelante con la investigación sobre los efectos del péptido de la clara de huevo en la salud humana”, afirmó Yu.

El principal autor señaló que la investigación se realizó con una versión del péptido que se calentó a casi 200 grados Fahrenheit (93º C) durante la preparación, a temperaturas inferiores a las que normalmente se usan para cocinar huevos, pero citó datos de otros estudios en los que las claras de huevo pueden retener sus efectos beneficiosos sobre la presión arterial después de la cocción. Uno, por ejemplo, demostró que la proteína del huevo frito o cocido a altas temperaturas mostró una mayor capacidad para reducir la presión arterial que los huevos cocidos a 212 grados F (100º C).

Yu cree que los péptidos de clara de huevo, ya sea en los huevos o como un suplemento, podrían ser útiles como un complementos a los medicamentos contra la alta presión sanguínea y destacó que estos hallazgos sobre la clara de huevo y la presión arterial alta se agregan a la imagen emergente nutricional de los huevos. Aunque se lo consideró un alimento a evitar en una dieta saludable, los estudios en los últimos años concluyen que muchas personas pueden comer huevos sin elevar sus niveles de colesterol.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.