pomelo

Un componente flavonoide presente en el pomelo y otras frutas cítricas, la naringenina, bloquea la formación de quistes renales, tal y como revela un  nuevo estudio de expertos de las universidades inglesas Royal Holloway, St. George’s, Universidad de Londres y ‘Kingston University London’, publicado en ‘British Journal of Pharmacology’. En concreto, la naringenina regula la proteína PKD2 responsable de la enfermedad poliquística del riñón, y como resultado, impide la formación de quistes.

La enfermedad poliquística del riñón es un trastorno hereditario que conduce a la pérdida de la función renal, la presión arterial alta y la necesidad de diálisis, con pocas opciones de tratamiento actualmente disponibles. Por eso, el hallazgo de estos investigadores, alcanzado usando la ameba unicelular ‘Dictyostelium’, supone un «importante paso adelante en la comprensión de cómo se puede controlar la enfermedad renal», según el profesor Robin Williams, de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Royal Holloway.

Con el fin de ver la posibilidad de aplicar este hallazgo en tratamientos, los científicos usaron una línea celular de riñón de mamífero, en la que desencadenaron la formación de quistes. Posteriormente, consiguieron bloquear la formación de los quistes añadiendo naringenina y vieron que cuando los niveles de la proteína PKD2 se redujeron en las células renales, se bloqueó la formación de quistes, confirmando la existencia de una conexión. «Este estudio es un buen ejemplo de cómo los productos químicos identificados en las plantas pueden ayudar a desarrollar nuevos fármacos para el tratamiento de la enfermedad», añadió la profesora Debbie Baines, de la Universidad de St. George.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.