La 60 edición del Festival de Cine de San Sebastián ha programado una selección de siete largometrajes y un cortometraje que tienen la gastronomía como tema central en la sección Culinary Zinema: Cine y Gastronomía. En esta sección, que se inauguró el año pasado, las proyecciones irán acompañadas por cenas temáticas preparadas por algunos de los más importantes cocineros y restaurantes.

Esta iniciativa, fruto de la colaboración entre el Festival de San Sebastián con el Internacional de Cine de Berlín y el Basque Culinary Center, contará en esta edición con el estreno de seis largometrajes y un cortometraje, y la recuperación de Babettes gaestebud (El festín de Babette, 1987), film de Gabriel Axel que obtuvo el Oscar a la Mejor Película Extranjera en 1988.

Así, el 22 de septiembre se proyectará Comme un chef, de Daniel Cohen (Francia), que narra la historia del chef estrella Alexandre Vauclair, quien no se entiende con la nueva dirección de la empresa propietaria de su restaurante, que prefiere apostar por la nueva cocina molecular. La cena será en el Basque Culinary Center y la prepararán Aizpea Ohianeder, del restaurante Xarma de Donostia, y Roberto Ruiz, del Frontón de Donostia.

En la segunda jornada de Culinary Zinema: Cine y Gastronomía se podrá ver, el 23 de septiembre, el documental Entre les bras, de Paul Lacoste, (Francia). En 2009, el chef francés Michel Bras, poseedor de tres estrellas Michelin en el corazón de la región de Aubrac, decide legar su restaurante a su hijo Sebastián. La cena en el Ni Neu la hará Mikel Gallo.

El 24 se podrá ver Lupe el de la vaca, de Blanca Aguirre (México), donde el personaje que da nombre al documental nunca se ve y sirve de pretexto lúdico para acercarse a las personas que trabajan el campo de una comunidad de la Sierra del Tigre, en Jalisco (México). Rubén Trincado, del Mirador de Ulía, y Bruno Oteiza, del restaurante Biko en México DF se harán cargo de la cena en el establecimiento del primero.

Jerusalem on a plate, de James Nutt (Reino Unido), se proyectará el 25. Es la historia del chef de renombre internacional Yotam Ottolenghi, que regresa a su ciudad, Jerusalén. Conoce y cocina con árabes y judíos en restaurantes y en casas, lo que le pone en contacto con cientos de años de tradición para crear los platos que definen la ciudad y le permite explorar los sabores y recetas que han influido en su paladar. Se podrá degustar la cocina de Josean Eizmendi en Illarra.

Para la jornada del 27, habrá una cena de Iñigo Lavado, en el restaurante que lleva su nombre en Irún. Antes se podrá ver Les Saveurs du Palais, de Christian Vincent (Francia), en la que Hortense Laborie, una conocida chef del Périgord, no acaba de creerse que el presidente de la República la haya nombrado su chef particular, y que a partir de ahora deberá encargarse de todas sus comidas privadas en el Palacio del Elíseo.

Ese mismo día se proyectará también Babettes Gaestebud, de Gabriel Axel (Dinamarca), un clásico del cine gastronómico, en copia restaurada y digitalizada, basado en una novela de Isaak Dinesen y protagonizado por Stéphane Audran. En una remota aldea de Dinamarca, dos hermanas solteras recuerdan con nostalgia su lejana juventud y la rígida educación que las obligó a renunciar a la felicidad. La aparición de Babette, que llega desde París, huyendo del Terror, cambiará sus vidas: organizará una opulenta cena con los mejores platos y vinos de la gastronomía francesa. Mikel Santamaría hará una cena en Bokado Aquarium.

El 28 será el día para ver Perú sabe: la cocina, arma social, de Jesús M. Santos ( Perú-España), un documental en el que Ferran Adrià y Gastón Acurio recorren Perú (Cuzco, Iquitos, Lima, Arequipa, la Sierra Central, Piura, Pisco…), hablan con cocineros, se reúnen con miles de jóvenes para entender el fenómeno de la cocina en este país. La escuela de Pachacútec, en el barrio más pobre de Lima, es el símbolo de la cocina como arma social.

También se proyectará Kitchen Dreams, de Felipe Ugarte, un cortometraje español, en el que Naia, una niña de 8 años a la que le gusta jugar con su cocina de juguete, que cuando se duerme, sus sueños de ser cocinera se convierten en realidad. La cena de esa noche está encargada al chef Luis Arévalo, del restaurante Nikkei 225 de Madrid, y se podrá degustar en el Basque Culinary Center.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.