Apenas la mitad de los jóvenes españoles bebe vino. /Foto: D. Mich
Apenas la mitad de los jóvenes españoles bebe vino. /Foto: D. Mich

El consumo de vino sigue sin arrancar entre los jóvenes y no tan jóvenes españoles. La última encuesta realizada al respecto, en 2009, por la Federación Española del Vino, revelaba que la mitad de los españoles de entre 18 y 35 años no bebe vino en absoluto. Del resto, la mitad sólo lo hace con motivo de una cita romántica y un 33% fuera de casa y en el marco de celebraciones.

Con estos datos en la mano, y coincidiendo con el lanzamiento de su vino Tempranillo&Tapas (T&T), un tinto fácil de beber dirigido precisamente a los jóvenes, los expertos de Bodegas Berberana han elaborado cinco consejos básicos para iniciarse con éxito en el consumo de vino sin andarse con poses de gran sumiller. Son los siguientes:

1) Elegir una copa adecuada: La copa de tinto tiene que ser de cristal transparente, sin dibujos, redonda y con forma cónica en la parte superior para que se pueda sumergir la nariz y disfrutar de su aroma. Según Berberana, en este asunto «el tamaño importa» y las medidas recomendadas son entre 5 y 10 centímetros de alto y un ancho de 6,5 centímetros. Solo debe llenarse un tercio de la copa para poder mover el contenido y apreciar color y aroma después de agitarlo suavemente.

2) La temperatura adecuada: El vino tinto debe consumirse entre 16 y 18 grados centímetros para que conserve todos sus matices. Con más calor los alcoholes se evaporan y afloran los aromas más fuertes y menos agradables. Eso sí, los tintos jóvenes se deben tomar algo más frescos, entre los 12 y 15 grados para resaltar su frescura y matices florales. Para mantener la temperatura ideal coge la copa por el tallo y nunca abrazándola porque se calienta.

3) Un buen maridaje: Los vinos jóvenes, con los que se suele empezar a beber este producto, van bien con comidas ligeras no muy condimentadas, por ejemplo unos quesos tiernos y cremosos o una carne suave o blanca. También casan bien con pescados como el rape o el atún y son perfectos con un plato de espagueti con salsa boloñesa.

4) La edad del vino: El vino no es necesariamente más bueno cuanto más viejo ya que, por ejemplo, en el caso de los tintos jóvenes tienen un periodo de consumo óptimo y pierden su frescura y se oxidan con el tiempo.

5) Efectos saludables: El vino contiene alcohol, que no deja de ser un tóxico para el organismo, pero en la cantidad adecuada y consumido con moderación puede tener ciertos beneficios. Berberana afirma que estimula el metabolismo y fortalece el sistema inmunológico, facilita la digestión y protege el corazón debido a su alto poder antioxidante, entre otros efectos positivos.

Comentarios

  1. Es muy común que los jóvenes prefieran consumir cerveza y no vino. No obstante, el vino, siempre y cuando se consuma con moderación, contiene gran cantidad de propiedades altamente beneficiosas para nuestra salud, por lo que es importante impulsar su consumo. Desde Grupo Combarro (http://www.combarro.com/), y desde nuestras bodegas Valdamor (http://www.valdamor.es/) agradecemos este tipo de post, puesto que estos pasos pueden ser de gran ayuda a quienes quieran iniciarse en el mundo del consumo de vino.
    Un saludo.

  2. Y quizás yo añadiría uno más: elegir un vino acorde con nuestro gusto. Lo tenemos que disfrutar nosotros mismos.
    Hace unos años era incapaz de tomarme una copa de vino y ahora, después de una visita a Utiel-Requena, me enamoré de estos buenos vinos http://utielrequena.org/

Responder a alonso Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.