cervezasin

El suero materno resulta un 30 por ciento más rico en antioxidante gracias al consumo de cerveza sin alcohol, según un estudio titulado ‘Efecto de la cerveza sin alcohol sobre la leche materna’, que se realzó en 2011 con al estudiar a 80 madres que daban el pecho a sus hijos. Más de la mitad de las participantes seguía una dieta normal (grupo de control) y la otra mitad tuvo una alimentación suplementada con dos cervezas sin alcohol al día (botellines) durante 30 días (grupo de estudio).

En la investigación, en la que participó la Universidad de Valencia, se analizó la capacidad antioxidante de la leche materna en tres momentos diferentes de la lactancia, en función de su estado madurativo (al inicio o leche calostral, a los 15 días o leche transacional y al mes del inicio de la lactancia, cuando la leche se denomina madura).

«Hemos observado una disminución de la actividad antioxidante a medida que la leche humana va madurando, sin embargo, las madres lactantes que habían suplementado su dieta con cerveza sin alcohol manifestaron un descenso menor y más lento», explicó la jefa de Pediatría del Hospital Doctor Peset de Valencia y una de las autoras del estudio, Pilar Codoñer, que en todo momento señaló que la cerveza estudiada tenía cero alcohol.

Así, al enriquecer la dieta de las madres lactantes con cerveza sin alcohol se aumentó «hasta en un 30 por ciento» la capacidad antioxidante de la leche, por lo que adelantó la posibilidad de que se pueda esperar este resultado en otros productos con similar capacidad antioxidante. Codoñer agregó que las madres que habían seguido la dieta suplementada con cerveza sin alcohol presentaban un menor daño en la oxidación celular, así como un aumento antioxidante, tanto en su sangre, como en su orina.

Al analizar la oxidación celular en la orina de los niños en tres etapas: al nacer, a los 15 días y a los 30 días de vida, se encontró que en el momento del parto los niveles de marcadores de estrés oxidativo están aumentados y van descendiendo a medida que avanza la lactancia. «Los niveles de oxidación celular resultaron menores en la orina de los niños cuyas madres siguieron la dieta suplementada con cerveza sin alcohol», afirmó.

El presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), Jesús Román Martínez, resaltó durante la rueda de prensa de presentación de esta investigación los beneficios de la cerveza ‘sin’, al contener más de 2.000 compuestos diferentes, «como ácido fólico, vitaminas del grupo B, compuestos polifenólicos y melanoidinas». Pero recordó que la cerveza «no es un medicamento».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.